Cinco años del fallecimiento de Raulito Fajardo Rojas

Este domingo se
conmemoran cinco años del fallecimiento de Raulito Fajardo Rojas
, el personaje
moderadamente colombiano y exageradamente sandoneño.

Raulito nació
en el hogar conformado por el señor Luis Manuel Fajardo y la señora Elisa Rojas
y tuvo como hermanos a Dilia, Ignacio, Leopoldo, Cecilia, Franco Aurelio (QEPD),
Villamín (QEPD) y Gerardo.
Desde temprana
edad se inclinó por los estudios. Terminó su bachillerato en el Instituto Santo
Tomás de Aquino al comenzar la década de los años 70s y luego en la Universidad
de Nariño, en donde se graduó de zootecnista.
Fue tesorero de
Sandoná, en la segunda administración popular liderada por el abogado Álvaro Bastidas
Bucheli
y posteriormente funcionario de la Unidad Municipal de Asistencia
Técnica Agropecuaria – Umata. Aspiró al concejo municipal para el período 2008 –
2011, sin embargo no le alcanzaron los votos para alcanzar este propósito.
En mayo de 1983
Raulito hizo parte del elenco de artistas que presentó un programa dedicado a
las madres del corregimiento del Ingenio, realizado en el despacho parroquial,
en el cual declamó el poema “El brindis del bohemio”, de Guillermo Aguirre
Fierro
. La primera vez que tuvimos contacto fue a mediados de los años 60s,
cuando de niño y luego de sufrir unas quemaduras en mi cuerpo pasé unos días de
recuperación en la casa de Raulito.
Desde aquel
mayo de 1983 hasta los días previos a su muerte, mantuvimos una buena relación
de amistad, tiempo durante el cual pude conocer más de cerca los ideales de
Raulito Fajardo Rojas
.
El martes 29 de
noviembre tuve la oportunidad de pronunciar un discurso en el mismo lugar dónde
él despidió a tantos y tantos personajes de la comunidad sandoneña, entre ellos
a sus familiares en medio de las lágrimas
.
Estos son
algunos apartes del discurso:
“Destaco en
primer lugar su contribución a la cultura sandoneña y concretamente a los
carnavales porque encontró en este espacio la oportunidad de expresarse y
confundirse con todas las personas sin distingos de clases, géneros, credos o
ideologías
y fue en este escenario donde Raulito encontró una cantidad de
amigos inquietos por esta expresión popular y por otro lado al público que se
gozó todas y cada una de sus representaciones.
Como no vamos a
recordar las recreaciones de la ejecución de Sadam Husseim
y del profesor Matta
en la comparsa Alegría de leer, que nos condujo con sus ocurrencias hacia
lugares distantes en el tiempo pero muy cercanos a las vivencias de nuestros
antepasados o a nuestras propias vivencias.
A través del
carnaval Raulito logró enviar una gran cantidad de mensajes, basados en el
humor guaicoso, a las autoridades y a la comunidad en general, que lograron el
propósito de interesarnos más por nuestra identidad cultural
; tuvo esa
capacidad intelectual como cualquier guionista de la capital de la república de
adaptar los principales sucesos nacionales e internacionales a nuestro
contexto.
En la vida de
Raulito perfectamente queda demostrado que una debilidad se puede transformar
en oportunidad y en una fortaleza inmensa para hacerle frente a la vida y
disfrutarla como el que má
s y en ese sentido deja un ejemplo de superación
digno de ser emulado, basado en su gran autoestima.
Entendió que
había otras personas que de igual manera tenían algunas limitaciones físicas y
mentales por eso lideró el proceso de constitución de la asociación de personas
con discapacidad que luego visibilizó ante la comunidad
y por los cuales
reclamó los derechos que les asisten como cualquier ser humano, con el fin de
que sean tenidos en cuenta en el diseño de las políticas públicas. Tarea que no
debe truncarse sino por el contrario darle continuidad.
Raulito durante
su vida de adulto mantuvo hasta nuestros días el piropo como una expresión de
la galantería del hombre hacía la mujer
, porque de lo contrario las nuevas
generaciones ni siquiera hubieran conocido que estas formas de conquistas
amorosas existían.
El humor
guaicoso lo paseo por todos los rincones del departamento y por algunas
ciudades de la geografía colombiana
con su acostumbrada numeración que le granjeo
gran admiración no únicamente por las risas y carcajadas que produjeron sus
chistes, sino por su memoria.”

El 6 de enero
de 2012 sus familiares le rindieron un tributo con una comparsa denominada “Moderadamente
colombiano y exageradamente sandoneño
”. Herencia tangible pero palpable al
corazón. No nos dices adiós sino hasta luego. Con amor, sentimientos de afecto
y gratitud.

Los ideales de Raulito Fajardo siguen intactos
entre sus familiares y amigos.

Noticias relacionadas:

Falleció Raulito Fajardo

Sandoneños despidieron a Raulito Fajardo

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.