Columna Desde Nod por Alejandro García Gómez

60 años: y la caída
  “Señor Teniente
Coronel/ Comandante de la FAC/ Por orden superior solicito de ese Comando se
ordene el servicio de un avión Douglas para el día jueves 6 (seis) de los
corrientes, saliendo de Techo a las 11:00 H. con destino a Melgar, llevando
siete lechonas y cuatro individuos del servicio
./ De usted atentamente:
Teniente Ignacio Rengifo Garcés./ Jefe Casa Militar de Palacio. Rengifo Garcés
a Fac, enero 5 de 1957, APR”.

El Jefe Supremo había recibido el año nuevo de
1957 en su finca de Melgar y se aprestaba a seguir la fiesta en Reyes
continuando nuestra tradición: a costa del erario público
. La mermelada se
venía repartiendo desde junio de 1953 y la élite no chistaba; ahora el Segundo
Libertador la repartía en porciones de lechona. Cientos de felices invitados de
todo el país. Cada cual con su pedazo; a cerrar la boca y comer callados.

Pero el bote empezaba a hacer aguas en una parte de quienes
lo habían adulado y él desestimó el hecho. Cuando se dieron cuenta de que lo
que quería el Jefe era no sólo ser Supremo sino también Eterno, las élites del
país se dividieron: unos aplaudían la segunda reelección
–la primera había sido
en 1954-1958, por la Asamblea Nacional Constituyente dominada por él- para que
continuara otro período (1958-1962). Otros buscaron su caída. Ironía: la
historia se repitió después con otros apellidos.
El clero católico también dividido: quienes opinaban como el
Cardenal Crisanto Luque –quien sus desplazamientos hacia Roma los hacía como
Príncipe Heredero- a pesar de que Rojas fue muy generoso de erario público con
la curia colombiana y que además les había concedido a la Virgen de
Chiquinquirá y al cardenal, sendos ejemplares de la Cruz de Boyacá. La razón,
el desprestigio de la dictadura que cada día era mayor y que se había disparado
con un editorial de El Catolicismo en donde se criticaban los hechos de la
Plaza de Toros
. El otro grupo, muchísimo menor –leales a Rojas- lo conformaban
quienes seguían al polémico obispo Miguel Angel Builes. Según Builes, quien
apenas dado el golpe reclamaba la lealtad de sus colegas para con Laureano
Gómez, había cambiado de opinión. Era partidario de la reelección de Rojas
porque, supuestamente para él, eso de que el pueblo es soberano era contrario a
las Escrituras y a la Tradición.
En las filas del ejército también se sentía malestar por el
desprestigio del gobierno que era el suyo propio
y había militares de rango que
hacían parte de altas posiciones del gobierno y se encontraban del lado de la
conspiración, como es el caso del Brigadier General Luis Ordoñez, jefe del
servicio de inteligencia de la policía secreta de la presidencia, SIC, quien
era su líder. Los unía el descontento y la reelección.
Los políticos, liderados por Lleras Camargo y Laureano Gómez
idearon la paz rapaz y violenta del Frente Nacional
-sin reparación ni verdad-,
y lo llamaron Nacional para diferenciarlo del Frente Democrático, de matiz
comunista -origen de las guerrillas- de los jefes liberales populares
abandonados por los de Bogotá, después de que los metieron a la lucha. En
Benidorm (España, 24.VII.56) lograron un acuerdo que lleva este nombre. A éste
lo siguieron el Pacto de Marzo (20.III.57) y el Pacto de Sigtes (España,
20.VII.57). Lo esencial era la repartición de los beneficios del poder por 16
años, alternándose de a 4, con matices para el final del pacto
. Los empresarios
habían concertado un paro cívico nacional, con cierre general del comercio, la
industria, la banca, etc. y manipulación de manifestaciones estudiantiles para
junio o julio.
Un hecho precipitó la acción: la detención en Cali de
Guillermo León Valencia a comienzos de mayo (1957)
-quien era el candidato
conservador anti reelección- por órdenes del General Ordóñez, el líder
conspirador; Valencia fue liberado pronto pero desde el 2 de mayo comenzó la
agitación. El 6 inició el paro general. El 10, a la madrugada, el Jefe Supremo
dejó el cargo a una junta militar y se exilió
. 22.V.13
Este es un espacio de opinión destinado a columnistas,
blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen
exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por
el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este
medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.