Destino sur: y Quito

Desde Nod
Por Alejandro Garcia
Gomez
Entre Rumichaca e
Ibarra, la capital provincial de Imbabura, hay dos horas largas que pueden ser
dos y media o hasta tres, a buen paso; la carretera lo permite. Entre Ibarra y
Quito es casi el mismo tiempo. Claro que eso si no se quiere perder la
degustación de los bizcochos y el queso de hoja de Cayambe, porque el tiempo se
le puede prolongar con el gustazo
. Qué importa alargarlo con una buena taza de
café colombiano. ¡Que viva el paseo! Porque a paso de urgencias, también son
las dos horas por una panamericana espléndida. En vías 4G, nos llevan
ecuatoriana ventaja
.

En sus resultados, el socialismo “correísta” es muy
diferente del experimento chavista-madurista. Éste ha colapsado por la torpeza
caudillista de Chávez y por la ineptitud económica de Maduro en la baja del
petróleo, de sus asesores y de la corrupción de los soles militares
. Chávez
defraudó las esperanzas de quienes confiábamos en él. Con arrogancia, pretendió
ser el nuevo Simón Bolívar de América Latina a punta de los petrodólares de su
pueblo. Ya el primero lo había hecho a costa de los empréstitos internacionales
con deudas a los europeos, pagados por nosotros, los colombianos de ese tiempo.
Gran parte de esos empréstitos se quedaron en los bolsillos del prócer
Francisco Antonio Zea y en las arcas de su muy ilustre descendencia. El resto
lo utilizó su Excelencia para “liberar” a Ecuador, Perú y Bolivia (entonces,
Alto Perú).  Su pretensión era coronarse
como Rey de Los Andes. O aliarse con Europa para traer a que reine a un príncipe
europeo (¡!).
Continuemos hacia Quito.
Como todas las ciudades y poblaciones ecuatorianas, posee la nomenclatura
europea, algo complicada para nosotros. Todas las vías (calles o carreras para
nosotros) tienen nombres propios. Algunos se derivan del de la “rotonda” hacia
donde confluyen las calles adyacentes. P. Ej., si es Las Américas, sus calles
serán Tegucigalpa, San José, etc. Los quiteños son gentes amables y de
costumbres sanas, en general. El Quito colonial, o sea el del centro de la
ciudad, hay que conocerlo en el día y en la noche
. Si uno es aficionado a la
fotografía, y cuenta con un buen equipo, hay que andar alerta. Siempre hará una
inigualable toma. Puede volverse universal, artística, alguna escena cotidiana
donde el resto pasa de largo. Pero también se puede tomar las fotografías de
los edificios y calles coloniales, con sus acompañantes o usted mismo
incluidos, y el resto de las común y corrientes. Si su equipo es un celular,
aprenda a manejar muy bien la cámara de él, practique antes sus
particularidades. Le puede dejar gratas sorpresas, inolvidables para usted y
admiradas por sus amigos.
Insustituible el paseo
en la noche a la calle “La Ronda”. Consigue artesanías, comida de variada
oferta y salones con diferentes clases de música. La amable atención se hace
por personas de acento cubano entremezclados con ecuatorianos de la sierra
. “El
Panecillo”, en la noche, permite admirar la inmensa escultura de Nuestra Señora
de Legarda, que se la ve desde todos los puntos de la ciudad. También se la
conoce como Virgen de Quito o de El Panecillo. Si le es posible, aproveche allá
para degustar la comida de su exclusivo restaurante desde donde se domina el
centro colonial. Es deliciosa y la vista, un espectáculo inolvidable. No olvide
reservar antes. Es muy concurrido.
La normatividad de venta
de comidas en Quito –y más en el centro histórico- es exigente. De todas
maneras hay que ser prudentes. Cuando usted esté seguro, pruebe las Papas
Asadas en la ceniza de los fogones callejeros (a dolarito), el seviche de
Chocho (a dos o tres dolaritos), la Colada Morada. La Guatita la puede pedir
también en los restaurantes de “dedo parao” o en la calle. La callejera, como
es de consumo diario, si la sirven hirviendo, no tiene peligro. El mote de maíz
con carne colorada o con carne ahumada
. El hornado (cerdo lechón a dos, tres o
más dolaritos, según poción). Bueno, lo duro es dejar a Quito y retornar a
madrugar al trabajo. Hay que volver.

9 de Enero de 2016

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *