El mejor concepto de nosotros mismos

Por Camilo de la Cruz Pantoja*
Facebook: kmilo.cruz1

El ser humano tiene la necesidad de adquirir y brindar respeto, amor, dignidad y confianza, elementos que en conjunto ayudan a construir una imagen individual, esta puede provocar una aceptación o desprecio hacia sí mismos, lo cual contribuirá a una parte esencial en el transcurso de la vida, ya que, desempeñan un papel clave en las decisiones y elecciones que van aportando a su desarrollo personal. Para esto hablaremos sobre la importancia que tiene el incremento de la identidad a través de la autoestima y el autoconcepto, como se forma a lo largo de la evolución de las fases de la persona y resaltaremos la teoría de la jerarquía de las necesidades humanas del psicólogo Abraham Maslow.

La autoestima es una valoración que se da a través del autoconcepto, pero ¿qué es el autoconcepto?, es la agrupación de pensamientos, sentimientos y opiniones sobre las virtudes y defectos propios que somos capaces de reconocer, esta imagen puede ir variando a lo largo de los años a partir de las experiencias, preferencias e ideas que se encuentran en constante cambio. El psicólogo Carl Rogers afirma que el autoconcepto se compone de tres elementos: la imagen de uno mismo, la autoestima y el yo ideal, tener un buen autoconcepto es esencial para conseguir una evolución personal adecuada, según Maraboli (s.f.) “la relación más importante que jamás tendrás es la relación contigo mismo” de esta manera entendemos que la persona que no logra aceptarse y reconocerse con sus capacidades e imperfecciones y se queda atado a la idea del yo ideal difícilmente aceptará a los demás y evolucionará.

Una buena autoestima implica que reconozcamos desde un punto de vista diferente la realidad, esta se desarrolla desde nuestra niñez y se mantiene innovando continuamente, puede mejorar o deteriorarse según las experiencias vividas, es involuntaria, proviene de lo que cada uno experimenta en distintas situaciones. Durante la formación de la autoestima podemos identificar dos etapas esenciales: para empezar tenemos la autoestima de la infancia, desde que nacemos iniciamos desarrollando nuestro autoconcepto identificamos nuestro género biológico, conocemos un poco más de nuestro cuerpo, sus partes y alrededor de los cinco años empezamos a formar una idea de cómo somos y de cómo nos ven los demás mediante la relación con nuestros padres, profesores y gente que nos rodea de esta manera comenzamos a darnos cuenta de la autenticidad de cada uno y descubrimos algunos conceptos que la sociedad ha designado, a partir de esto se crea un debate de aceptación o rechazo hacia nosotros mismos y los demás.

Por consiguiente tenemos la autoestima en la adolescencia, esta etapa se encuentra marcada por la búsqueda de la identidad lo cual hace que sea un proceso muy complicado ya que el adolescente empieza a ser más independiente, en esta fase se considerará el desarrollo de la autoestima que en su infancia se creó, se estima que si en la etapa de la infancia se desarrolló una autoestima fuerte será más fácil superar la dificultad durante la búsqueda de identidad y desarrollo de la madurez, por el contrario puede que esta genere un juicio negativo sobre sí mismo ya que el adolescente pasa por una serie de conflictos consigo mismo y con los demás sin embargo según, Hamilton (s.f.) “La adversidad y perseverancia se pueden formar. Te pueden dar un valor y autoestima que no tienen precio”, de esta manera podemos avanzar, mejorar y aumentar nuestra capacidad de éxito al considerar desarrollar una buena autoestima en cualquier momento de nuestra vida. 

En la autoestima podemos diferenciar algunos tipos o niveles, generalmente conocemos la clasificación más común de la autoestima como lo es la autoestima alta y la autoestima baja pero, Luis Hornstein médico psicoanalista y psiquiatra hace su clasificación de la autoestima en base a lo estable o inestable de este modo en primera instancia encontramos la autoestima alta y estable, esta se caracteriza por ser fuerte, elevada y solucionar las diferencias de manera exitosa y calmada, por el contrario tenemos la autoestima inestable y baja la cual  representa a personas que prefieren ser discretas y piensan que no pueden conseguir nada de lo que se proponen, suelen ser muy sensibles e influenciables, entre estas dos tenemos la autoestima alta e inestable, que nos hace alusión a una autoestima alta pero que no se mantiene, la autoestima estable y baja, que representa la indecisión y el temor a la equivocación y la autoestima inflada en la cual se suele infravalorar, las personas  y se caracteriza por ser superficiales y materialistas .

La autoestima en el ser humano es esencial representa un papel fundamental en las acciones, elecciones y decisiones que tomamos en nuestra vida como nos dice Rogers (1992) “Cada persona es una isla en sí misma, en un sentido muy real, y sólo puede construir puentes hacia otras islas si efectivamente desea ser él mismo y está dispuesto a permitírselo” (p. 26). Una persona no puede avanzar con todo su potencial sin una sana autoestima por esto se resalta la importancia de desarrollar unas buenas bases de esta, así aportamos a la formación, reconocimiento y aceptación de nuestra identidad lo que nos ayudará a mejorar y avanzar para lograr tener una mejor relación con nosotros mismos y nuestro alrededor.

El deber de satisfacer las necesidades propias e individuales del ser humano se convierte de alguna forma en una manera de autorrealización que complementan el existir propio, se relaciona principalmente con la autoestima alta y sólida, la autorrealización surge a través de las aspiraciones y metas del individuo y su afán para desarrollarlas esto hace que se desarrolle nuestra búsqueda del crecimiento personal. Estas necesidades según Abraham Maslow psiquiatra y psicólogo estadounidense se categorizan y jerarquizan de acuerdo a la importancia que tienen en nuestras vidas, se encuentran divididas dentro de la pirámide de Maslow la cual tiene consigo cinco niveles. Primeramente, se encuentran las necesidades fisiológicas las cuales tratan de satisfacer lo básico en la supervivencia del ser humano como por ejemplo respirar, comer, hidratarse, descansar entre otras.

En segundo lugar están las necesidades de seguridad, en donde lo principal es satisfacer la intimidad de la persona en el medio que lo rodea teniendo en cuenta la protección y el orden, en tercer lugar hallamos las necesidades de afiliación, en donde el ser humano busca vincularse con los demás para llegar a cumplir con su propia naturaleza, esto lo observamos mediante lo estipulado en la Secretaría Académica de la Universidad Autónoma de Nuevo León (2005) “El ser humano como ser social por naturaleza, necesita relacionarse con su entorno social, académico y profesional” (p. 1), dando a entender que como individuos necesitamos relacionarnos con los demás ya que es fundamental para la vida y crecimiento social, en cuarto lugar se encuentran las necesidades de reconocimiento en donde los demás juzgan a la persona y como ella misma se ve, dando referencia a la autoestima frente a la sociedad.

Tal y como hemos podido comprobar tener una buena autoestima abarca una gran cantidad de beneficios y mejorías en nuestra calidad de vida, conocer nuestros defectos, cualidades y habilidades nos lleva a buscar una manera de avanzar y potencializar nuestro crecimiento personal e interpersonal, como nos dice Briggs (s.f.) “La autoestima es el factor que decide el éxito o el fracaso de cada niño como ser humano” (p. 1), que demuestra el fortalecimiento que reside en el desarrollo del autoconocimiento y la autorrealización para llegar a enfrentarnos a la sociedad; una de las maneras de aumenta nuestra autoestima es fomentar el amor propio y la aceptación personal.

Referencias bibliográficas

Hornstein, L. H. (2011). Autoestima e identidad: narcisismo y valores sociales (No. 159.964. 2). Fondo de Cultura Económica,.

Villalobos-Pérez, H. (2019). Autoestima, teorías y su relación con el éxito personal. Universidad ALVART,Puebla. https://www.alternativas.me/attachments/article/190/2.%20Autoestima,%20teor%C3%ADas%20y%20su%20relaci%C3%B3n%20con%20el%20%C3%A9xito%20personal.pdf (pp. 23-26)

Cantú, L., Flores J y Roque M. (2005). Competencia comunicativa. Universidad Autónoma de Nuevo León, UANL. http://www.fcb.uanl.mx/www/images/401_planes/qbp/1_Semestre/Competencia_comunicativa.pdf

Origen Psicología y Psiquiatría. (2017). ¿Cómo se forma la autoestima? Redacción Clínicas Origen. https://clinicasorigen.es/coaching/se-forma-la-autoestima/

Sevilla, P. (2015) Pirámide de Maslow. Economipedia.com.https://economipedia.com/definiciones/piramide-de-maslow.html

*Estudiante del tercer semestre de Licenciatura de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad de Nariño

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.