En las grandes ligas

Manzanas verdes
Espacio por la convivencia y la cultura ciudadana
Por: LuccA
lucio-melo@hotmail.com

Cada vez que miro y escucho los conciertos y videos del maestro Lalo Maya, al compás de su batuta tutelar, destellando en cada movimiento armonías y variaciones musicales que exaltan el alma y el espíritu a quienes amamos este bello arte, erizan la piel, reafirman nuestro ser guaicoso y las notas sublimes de aquellos muchachos hoy jóvenes, contemporáneos y compañeros de mi Miguelito, me transportan hoy a las sinfonías de aves y campos, aromas mieles y cachazas de mi querido pueblo, que desde la distancia añoro recorrer sus estancias.

¿Qué ha pasado con ese gran arranque? ¿Dónde ha quedado ese legado que el maestro Lalo dejó sembrando? Y lo más importante: ¿Quién ha retomado ese camino que con gran esfuerzo y desinterés aportó nuestro más insigne e ilustre paisano?

Creo yo que los procesos formativos, en materia musical para nuestro desarrollo cultural, deben reestructurar y encaminar sus esfuerzos, para que esa riqueza y valores que nos son propios, especialmente de la población de niños y niñas, puedan encausarse bajo criterios mucho más ambiciosos, nuestra vocación musical así lo reclama y esta propuesta musical como es el Jazz, no solo traspasa fronteras por la universalidad, promulgación, divulgación y riqueza misma, sino que eleva y fortalece nuestra identidad como cuna de grandes intérpretes.

Que no muera ese impulso que dejó nuestro gran ciudadano Lalo Maya, que vean los gestores culturales de la música y sus contenidos formativos en el Jazz, un compromiso para desarrollar en los procesos el inmenso campo de posibilidades que ofrece esta tendencia musical, proyectando también nuestra universalidad Musical, que es de esa talla.

La visita del maestro Eddy Martínez, reafirma mucho más ese compromiso e invita a avanzar y estar en las ligas mayores a mucho honor desde nuestro Guaico querido.

Que retumben las trompetas y suenen las notas en lo alto de los escenarios mundiales, que eso es lo que hay, nuestra tierra los pare, cuando un guaicoso suene y resuenen sus melodías, se universaliza el sandoneño que llevamos dentro y el corazón se ensaña.

Villa del Rosario, 11 de noviembre 2022

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *