Hacia el bicentenario de la Batalla de Bomboná 38

Remembranzas consaqueñas
Consacá y los conflictos sociales
Por José Rodrigo Rosero Tobar
[email protected]

Consacá, ha sido testigo de los devenires y acontecimientos bélicos y movimientos independentistas que se han vivido en la región.

Desde los mismos albores de la invasión española, se sublevó en Pasto Gonzalo Rodríguez, llamado precursor de precursores, planeando una rebelión contra la corona, escogiendo la semana santa de 1564 para tal acometida; siendo delatado, fue ejecutado en la plaza de Rumipamba, hoy plaza de San Andrés en la ciudad de Pasto, muerte ordenada por el entonces alcalde de esa ciudad Toribio Nieto, precisamente encomendero de Consacá.

En 1638, los indígenas iniciaron una lucha por la recuperación de las tierras de su propiedad, que si bien culminó con un pronunciamiento a su favor, se dispersaron y tan solo la reinició José Mocondino en 1819, fallado nuevamente a favor de los indígenas pero hecho efectivo en 1896.

El 17 de octubre de 1809, cuando tropas quiteñas pretendían invadir la entonces provincia de Pasto, se presentó un combate en el puente de Alex sobre el río Guáitara, tropas vencidas por los pastuso–realistas.

El 10 de julio de 1944, se presentó en Pasto un golpe militar en contra del entonces presidente de la República Alfonso López Pumarejo, siendo trasladado en calidad de prisionero hasta la localidad de Consacá.

En 1963, culminó con la parcelación de parte de la hacienda Bomboná, el primer conflicto social agrario suscitado en la región.

El 7 de abril de 1822, se sucedió el hecho de la batalla de Bomboná, muy próximo a cumplir su bicentenario, del que poco se conoce de acciones para la efemérides, al contrario de hace cien años cuando, además de despampanantes actos locales, se expidió la ordenanza No. 21 del 12 de abril de 1921 de la asamblea departamental, estableciendo ciertas acciones para la conmemoración y también la ley 59 del 28 de diciembre de 1921, asociando a la nación a la celebración.

Hoy, abandonado el campo, con una piedra simbólica majestuosa en su soledad, esperando que el tiempo venga y pase colosal e inmutable en su curso en el espacio sideral, quizá habrá un momento de reflexión coloquial y que vengan cien años más cuando probablemente si se aprovechará la oportunidad.

Consacá, 18 de marzo de 2022

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.