Senador nariñense envió oficio al Presidente Santos

Foto interpolitico.com
El Senador
nariñense Javier Tato Alvárez Montenegro le envió un oficio al Presidente de la
República Juan Manuel Santos Calderón en la cual lo invita a negociar con los
empresarios del transporte y buscar una solución satisfactoria para las partes
.

En la carta al jefe del estado a raíz del desarrollo del paro camionero, que
este sábado cumple 40 días y que ha afectado al departamento de Nariño, el congresista expresó: “me permito solicitar como ciudadano y exigir como parlamentario
que debe el privilegio de esta representación al pueblo que nos rubricó su
confianza en las urnas, se adopten soluciones concertadas con los diferentes
sectores de la economía que realizan sus manifestaciones, solicitudes y
reclamos en diferentes áreas del territorio nacional.
En el texto de la misiva, publicada en la red social virtual Facebook, Alvárez Montenegro
hizo un análisis de la difícil situación de la región de la siguiente manera: “El
problema de la escasez de combustibles en nuestro departamento, denunciado y
conocido por todo el país
, causado sobre todo por comportamientos criminales,
no ha tenido solución. Se publicitaron investigaciones y capturas, y todo quedó
en silencio.
Hemos soportado
las consecuencias de toda una serie de reclamaciones de carácter étnico,
campesino, ahora con el gremio de los transportadores anunciado cada uno de
ellos con meses y a veces años de anticipación pero no se toman las previsiones
necesarias para evitarlos o en últimas paliarlos o atenuarlos
.
Consideramos
que la no negociación de estos conflictos, ha sido mortal para el departamento,
pues el costo económico para Nariño supera ampliamente el costo de las
reclamaciones de los demandantes y el costo social es realmente inconmensurable

pues compromete el desarrollo del departamento en todos sus órdenes.”
De igual manera
expone la situación de diferentes sectores económicos del departamento de
Nariño, entre ellos la agricultura, la industria avícola, la
producción lechera, la industria de la construcción, la pequeña y mediana
empresa, el comercio y el turismo
.
El parlamentario concluye: “Si para el gobierno es posible dialogar y negociar con personas que le han causado al país perjuicios de todo orden imposibles de valorar, por el bien de nuestra nación y principalmente de nuestra deprimida región, lo
invitamos a negociar con los empresarios del transporte y buscar una solución
satisfactoria para las partes. Cada día que se dilata la negociación tiene gran
importancia para Nariño pues el desabastecimiento y las pérdidas económicas
llegan ya a extremos nunca vistos en nuestro Departamento
.”
Este es el
texto completo del oficio del Senador Javier Tato Alvárez Montenegro:
San Juan de
Pasto, 15 de julio de 2016
Doctor:
Juan Manuel
Santos
Presidente de
La Republica de Colombia
Bogotá, D. C.
Apreciado
Presidente:
Apremiado por
las circunstancias negativas, de todo orden, que han golpeado al Departamento
de Nariño durante décadas, y que en los últimos días han llegado al tope de su
intensidad, me permito solicitar como ciudadano y exigir como parlamentario que
debe el privilegio de esta representación al pueblo que nos rubricó su
confianza en las urnas, se adopten soluciones concertadas con los diferentes
sectores de la economía que realizan sus manifestaciones, solicitudes y
reclamos en diferentes áreas del territorio nacional.
Entendemos que
la paz es un bien espiritual y social que se manifiesta transversalmente en
toda la actuación del ser humano y por consiguiente se refleja en el
crecimiento y desarrollo económico, en el desarrollo personal, en la educación
y en general en la calidad de vida de las comunidades y por esto señor
presidente, lo acompañamos en su empeño de buscar la transformación del país
con base en la reconciliación de los colombianos con el convencimiento de que
la inversión y el desarrollo es más redituable con un país en paz.
Señor
presidente: No queremos en realidad ser repetitivos en el manido concepto de la
deuda social centenaria que el país tiene con nuestra región, pero vemos que
cualquier manifestación de la protesta social a la que tienen derecho los
colombianos constitucionalmente, se deja fermentar y alargar en el tiempo sin
encontrar soluciones inmediatas, produciendo consecuencias nefastas para
nuestra economía que es basada principalmente en el comercio, producción
agropecuaria de productos altamente perecederos en un entorno de economía
campesina, artesanía, servicios turísticos y la construcción.
No siendo una
región autárquica, necesitamos conectarnos fluidamente con el resto del país
para vender nuestra producción y comprar los insumos y productos necesarios
para mantener nuestras actividades productivas y generar empleo.
La ciudadanía
nariñense, ha sido víctima inocente de conflictos y actuaciones negligentes que
se han dejado madurar sin procurar salirle al paso con propuestas que puedan
ser aceptadas por los reclamantes. Esta situación ya se ha constituido como
endémica en nuestra región.
El problema de
la escasez de combustibles en nuestro departamento, denunciado y conocido por
todo el país, causado sobre todo por comportamientos criminales, no ha tenido
solución. Se publicitaron investigaciones y capturas, y todo quedó en silencio.
Hemos soportado
las consecuencias de toda una serie de reclamaciones de carácter étnico,
campesino, ahora con el gremio de los transportadores anunciado cada uno de
ellos con meses y a veces años de anticipación pero no se toman las previsiones
necesarias para evitarlos o en últimas paliarlos o atenuarlos.
Consideramos
que la no negociación de estos conflictos, ha sido mortal para el departamento,
pues el costo económico para Nariño supera ampliamente el costo de las
reclamaciones de los demandantes y el costo social es realmente inconmensurable
pues compromete el desarrollo del departamento en todos sus órdenes.
Estamos
literalmente sitiados. La agricultura no puede dar salida s su producción de
elementos altamente perecederos (papa, frutas, hortalizas) y la opción más
razonable y económica es dejar la producción en la mata.
Nuestra
incipiente industria avícola prácticamente desaparecida.
La producción
lechera que se exporta a otros departamentos tiene que regarse debido a que
este es un producto altamente perecedero.
La industria de
la construcción estancada por falta de los insumos necesarios.
Algunas
pequeñas y medianas empresas también bloqueadas por falta de insumos e
imposibilidad de vender la producción.
El comercio, el
turismo, servicios paralizados por sustracción de materia.
Señor
presidente, consideramos que es necesario, indispensable y perentorio que se
solucione esta problemática que nos afecta y que consideramos más letal para
nuestra economía que las mismas denominadas pirámides.
Si para el
gobierno es posible dialogar y negociar con personas que le han causado al país
perjuicios de todo orden imposibles de valorar, por el bien de nuestra nación y
principalmente de nuestra deprimida región, lo invitamos a negociar con los
empresarios del transporte y buscar una solución satisfactoria para las partes.
Cada día que se dilata la negociación tiene gran importancia para Nariño pues
el desabastecimiento y las pérdidas económicas llegan ya a extremos nunca
vistos en nuestro Departamento.
Cordial saludo.
Javier Tato
Alvárez Montenegro

Senador de la
República

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.