Apostémosle al futuro del país

Por Jorge
Enrique Tello Chávez
En la anterior
semana y ayer, domingo, Octubre 9, se llevaron varias marchas en la capital de
la república y en varias ciudades de Colombia, en donde las grandes masas de
jóvenes universitarios, padres y madres de familia, al igual, que los
trabajadores, quienes con camisetas blancas y enarbolando el pabellón nacional
y las incontables banderas blancas, lanzaban grandes gritos en coro, no
queremos más guerra, anhelamos la paz, para poder convivir en nuestra tierra
colombiana
.

Destacar la
manera populosa que se concentró en la Universidad de Nariño, en Torobajo, que
en un inmenso desfile, nos dejaron una gran enseñanza, porque sus directivos,
profesores, estudiantes y trabajadores, a los cuales, se les unieron
funcionarios del gobierno departamental y municipal, para dar a conocer su
descontento porque en las últimas dos semanas, la estabilidad emocional de
vivir en nuestro país, ha estado en un tire y afloje
.
Porque las
fuerzas vivas de Colombia, han estado polarizadas con la firma del acuerdo de
paz, por parte del Gobierno Nacional y las Farc-Ep, el 26 de Septiembre; luego
la participación en el plebiscito, del 2 de Octubre, que dio como ganador a
quienes votaron por el NO y el viernes 7, el Comité Noruego del Nobel, le
otorgó el premio nobel de la paz, a Juan Manuel Santos
, Presidente de Colombia,
por sus grandes esfuerzos, para encontrar la Convivencia Pacífica en toda la
nación.
A la par se
profundizaría la intranquilidad política, cuando el Gerente de la Campaña del
NO, en declaraciones al periódico La República, desenmascaró las mañas que
utilizaron para crear odio, rencor y venganza en la población colombiana
y que
con la colaboración de grandes monopolios empresariales, lograron pautar cuñas
radiales y televisivas, para inducir a los ciudadanos a votar “con verraquera”
por el NO, que tan solo ganó por estrecho margen del 51% contra el 49% del SI.
Quiero
resaltar, que son varios los avisos publicitarios y luminosos, en los paraderos
del Mio en Cali, con la imagen del Cabo Pablo Emilio Moncayo
, quien fue tomado
como rehén por las Farc-Ep, en el Cerro de Patascoy, en el Municipio de Pasto,
con este mensaje a los transeúntes: “Le apuesto al futuro del país”.
Su padre, el Profesor
Moncayo, quien renunció al Magisterio de Nariño, para lograr tocar el corazón
de la guerrilla y lograr su libertad; luego de haber caminado desde Sandoná a
Bogotá, para hablar con el presidente Uribe
; de Bogotá a Caracas, en donde se
entrevistó con el presidente Chávez y finalmente, llegar a Roma, a dialogar con
el Papa. 
El presente y
el futuro del país, está en el limbo, porque los impulsores del NO, utilizaron
publicidad engañosa en los colombianos. Tampoco tenían preparadas firmes
propuestas, para presentarlas en la renegociación con el grupo insurgente en
Cuba
.
Que el Señor
ilumine a nuestros gobernantes, depongamos odios, rencores y venganzas, para
que todos los que nacimos en Colombia, podamos convivir en todo el país
.  

Cali, Octubre 10 de 2.016

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.