¿Casarse y tener hijos?

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
[email protected]

“Casarse, tener hijos, educarlos con valores y principios, trabajar y cumplir con las obligaciones para con una familia numerosa: alimentación, salud, educación, ropa, y de cuando en vez una celebración con algún motivo especial” esto nos comparte María Antonieta Villacrés una madre de seis hijos que analiza según ella “todo lo pasado fue mejor” Muy seguramente que muchas madres de familia compartirán el mismo criterio.

“Así de aparentemente simple era antes la idea del matrimonio, y esto iba de generación en generación con algunas modificaciones, acorde a las exigencias de la sociedad. Antes tener familias numerosas era muy normal y así lo decía Dios, uno se casa para formar un hogar y seguir con esa persona elegida hasta que la muerte los separe y el fin último del matrimonio era trascender, tener hijos y muchos, pues planificar era pecado y cada hijo venía con el pan debajo del brazo, y parecía cumplirse porque no tuvimos todo, pero tampoco nos faltó nada.

Nuestros padres con una capacidad incansable de lucha y trabajo nos sacaron adelante; el padre siendo entre otras cosas el que suministraba todo en el hogar, y la madre ocupada de la crianza, los buenos ejemplos, haciendo de cocinera, enfermera, modista, niñera y hasta maestra; hoy por hoy diríamos que esas acciones se hacían casi como de magia.

Los descendientes crecimos con una mentalidad parecida, aunque los hijos se redujeron a 2 o máximo 3; los recursos cada vez más escasos y el pan no llegaba debajo del brazo. Hoy las últimas generaciones piensan y actúan diferente: el fin último no es casarse ni mucho menos tener hijos. Entre sus razones suelen mencionar que prefieren avanzar en su formación profesional, conocer el mundo, y afirman no sentirse con la capacidad de criar un hijo y menos con los matrimonios que hoy son desechables además de que el costo de vida está muy alto y tener un hijo desde su misma concepción es costoso sin dejar de mencionar la sociedad corrupta y la contaminación ambiental del mundo actual.

En conclusión, piensan que en estos tiempos traer un hijo al mundo es un acto de irresponsabilidad o que tenerlos requiere de un alto compromiso. Nosotros como padres debemos seguir infundiendo que los progenitores tenemos que garantizarles un hogar, una familia dispuesta a protegerlos y cuidarlos como se lo merece, respetando su frágil humanidad, rodeándolos de todo el amor, felicidad y preparándolos para que sean seres fuertes capaces de asumir todas las exigencias que el mundo actual les exige.

5 de agosto 2019

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *