Crónica de una vacuna anunciada

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
[email protected]

El tema de la vacuna para el COVID 19, así como es de importante para la salud pública del mundo entro, así mismo ha dado mucho de qué hablar y en Colombia diría de que de manera especial. Las vacunas llegaron y con ellas el discurso presidencial no se hizo esperar; acto seguido, el despliegue militar que en caravana protegía las dosis del preciado biológico, suponemos que de aquellos que pudieran intentar apoderarse de las mismas y evitarse el turno que les ha sido asignado, o también de quienes están en contra de la misma.

En Medellín y Cali se desplegaron hermosas jovencitas con pequeños trajes de fantasía, con el propósito de estimular a la comunidad para que acceda a la vacunación. Por su parte las comunidades indígenas del Amazonas, manifestaban su voluntad de no vacunarse y por el contario, invitaban a seguir adelante con la ingesta de remedios caseros para hacerle frente a la mortal enfermedad. Y mientras tanto, el Gobernador del Amazonas y el alcalde de Leticia, le reclamaban al gobierno nacional por cuenta del pequeño detalle de no haberlos incluido en la primera distribución de la anhelada y bien ponderada vacuna. Se inició con el programa de vacunación en los Departamentos de Córdoba y Sucre, según se dijo, para enviar el mensaje de que Colombia es un país de regiones, y lógicamente el Señor Presidente de la República y el Señor Ministro de Salud aplaudieron de manera presencial, la vacunación impartida a la señora Verónica Machado en la ciudad de Sincelejo. Pero eso sí, se dejó para dos días más tarde a la capital de la República, siendo Bogotá como es apenas obvio, la ciudad más poblada, con mayor número de expuestos en las múltiples entidades prestadoras de los servicios de salud y por supuesto, con mayor índice de contagios. Como era apenas de esperarse, surgieron los reclamos de la señora Alcaldesa Claudia López.

Ante todo, este despliegue publicitario por todo los medios de comunicación, criticado por muchos y aplaudido por otros tantos, no faltaron los memes que le recomendaron a nuestro Gobernador Doctor Jhon Rojas Cabrera, haciendo honor al buen humor de los nariñenses, “Verá Gobernador, no vaya a recibir la vacuna con el Indoamericanto, no nos vaya hacer quedar mal”.

Y mientras esto ocurría con la famosísima vacunación, en el Valle del Cauca detenían a un padre de familia por intentar vender a su hija menor de 15 años a una red de prostitución y en Bogotá capturaron a un sacerdote por acceso carnal violento con menor de edad, delito del cual se declaró culpable. Lo dicho, este es nuestro país del Sagrado Corazón de Jesús, a quien le seguimos pidiendo su protección y amparo, porque de verdad que lo necesitamos.
22 de febrero de 2021

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario