Elecciones 2014…

Por Ramiro García
Todo indica que el domingo 25 no habrá
sorpresas. Conocidos los pobres, calcados y agridulces resultados de los
debates televisados, lo más probable es
que en segunda vuelta se enfrenten dos
bandos recalcitrantes y bien definidos
:
en una esquina la rancia y prepotente aristocracia bogotana representada por
Santos-Vargas Lleras y un séquito de esa rara especie de lagarto-delfines
comandados por el lector Simón Gaviria, los hermanitos Galán y otros
especímenes de menor pedigree, todos ansiosos por conformar el gabinete
ministerial, ya escaso de mermelada. Y Petro mimetizado en ese zoológico, con
idénticas pretensiones.

En la otra orilla está la lejana provincia en
cabeza del confuso y olvidadizo Oscar Iván 
Zuluaga y su mentor, el capataz Uribe, más  aquellos fanáticos del zurriago y la rula
desenvainada.
Ambos bandos con el extraordinario poder
electorero que otorga el dinero de dudosa procedencia.
El resto de candidatos muy distante a las
expectativas de la amplia y silenciosa mayoría. Peñalosa, aunque ejecutivo, muy
tibio; Clara López, oscurecida por los coletazos del Polo, y Martha Lucía desde
su solitario laberinto,  tácitamente  resigna su apoyo a los de provincia. Los
partidarios del voto en blanco, una audaz opción, observarán los resultados,
pálidos de ira y decepción.
Es la síntesis del absurdo posible que penosa
e impotentemente sufriremos por un nuevo cuatrienio, con más de lo  mismo. Y las próximas elecciones
territoriales serán una vulgar réplica de este sucio y secular episodio
.
Se cumple la inevitable sentencia coloquial: a
quien  le disgusta la sopa de lentejas,
le sirven dos tazas………….
Cuándo surgirá un verdadero líder que
cohesione  la inmensa mayoría de
colombianos indignados!!!!!!!!

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba