En el día del periodista

El despertador del sur
Por: Jorge Arturo Bravo
[email protected]

Hoy 9 de febrero, celebramos El Día del Periodista Colombiano, fue la ocasión para reflexionar y repensar en el verdadero papel que, a través de la historia, desde el 9 de febrero de 1791, ha jugado el periodismo colombiano, particularmente el periodismo nariñense, forjador indiscutible del progreso material, intelectual y cultural de los pueblos.

Papel trascendental cuando, venciendo múltiples vicisitudes, ofrendando hasta la propia vida, los periodistas ejercen un periodismo libre, independiente; un periodismo crítico, investigativo, propositivo, de esta clase de periodistas tuvimos muchos en el pasado pero muy pocos en la actualidad, un periodismo que se ejerce muchos por vocación y convicción, “sin cambiar su conciencia por un plato de lentejas” -“sin poner la pluma al servicio de la injusticia, al servicio de los déspotas porque se pierde la esencia y el verdadero significado de lo que es el cuarto poder”, como dijo alguna vez Carlos Martínez Madroñero en su periódico “El Arlequín”.

Qué compromiso el que adquiere hoy el periodista colombiano, el periodista nariñense, desde las páginas de un periódico, de una revista; desde los micrófonos de una emisora o desde las pantallas de televisión, cual es el de contribuir de verdad, como un verdadero maestro que educada, que forma, que orienta, pero eso sí, ejerciendo un periodismo de verdad, ese que a muchos periodistas nos falta, pues solo así, el periodismo será el baluarte, será la brújula, será el faro que nos guie a todos en esta búsqueda de un nuevo país, un país en Paz y con justicia social.

Y qué bueno que para reconocer, valorar la importancia y el papel que juega el periodista, la administración municipal haya retomado el Concurso de Periodismo “Silvio León España, un concurso que nació del corazón y no de la razón; ejemplo que debería seguir también la Gobernación de Nariño y volver con los concursos “Gonzalo Arellano”, “Alfredo Torres” y “Carlos Martínez Madroñero”. Tres grandes periodistas que, “épocas del ayer”, como dice la canción del Vate Castro, escribieron las paginas las brillantes de la historia del periodismo nariñense llenándola de honor y de gloria.

Ejerzamos pues, un periodismo que de verdad, nos convierta en los verdaderos voceros constructores de paz, porque paz es lo que necesitamos los colombianos, esa paz que, sin duda, debe empezar desde el interior de nosotros mismos y entonces sí, irradiarla a los demás con el ejercicio rico en sabiduría y virtudes de este “bello oficio” como lo es el periodismo según lo dijo alguna vez Gabriel García Márquez.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *