¿Fin de “Derechos Humanos ONU” en Colombia?

Columna Desde Nod
Por Alejandro García Gómez
En estos días, el Presidente Santos anunció
que la Oficina para los Derechos Humanos de la ONU debía ser retirada. ¿La
razón? Según él mismo, porque las necesidades de Colombia para tener esta
oficina han venido desapareciendo
. A primera vista pareciera ser un acto de
infantil revanchismo frente a las últimas declaraciones del alto Comisionado de
esa oficina con relación al paro en el Catatumbo –que al momento de escribir
estas líneas va para dos meses-.

Es claro que al gobierno le han disgustado esa
y otras verdades a gritos que callamos y que el Comisionado se ha atrevido a
señalar. Pareciera que nuestro gobierno quisiera tenerlo “sentadito y comiendo
callado” tal como nuestros inofensivos y sucesivos Defensores del Pueblo

–pomposo nombre-, o enfrascado en polémicas de humo distante a él como las del
Procurador Ordóñez, a quien no se le ha oído modular su “concepto” en este
largo tiempo. Pero analizando más despacio, esta reacción quizá no sea un acto
de infantil revanchismo, como se señala.

En el cuatrienio 1994-1998, el país se vio
ante el escándalo de corrupción electoral más grande hasta ese entonces (sólo
superado hace pocos años): la presidencia había sido adquirida por el dinero de
la mafia del Cartel de Cali, quien  lo
habría repartido a las dos campañas más grandes y “prometedoras”. Al candidato
perdedor no se le siguieron más pesquisas, pero el nuevo Presidente –Ernesto
Samper- quedó arrinconado cada vez más con las continuas evidencias que
desgranaban cada semana los grandes medios y una oportunista oposición. Las
promesas del candidato se transformaron en una tenaz lucha para sobrevivir al
escándalo
. Para lograrlo estableció una gran estrategia de contraataque y un
sinnúmero de tácticas, tanto internas como externas.
Simultáneo con el temporal interno, había
necesidad de acallar el rumor internacional. La doble moral de la dirigencia y
el gobierno gringos comenzó a apretarlo y fue induciendo a otros gobiernos a
hacerlo. Es aquí cuando, como una herramienta de defensa-ataque, en 1997 el
gobierno Samper clama a la ONU por una filial de la Oficina del Alto
Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, por la autoridad
simbólica que representa, la misma por la que los sucesivos gobiernos desde
entonces la han tenido que soportar, a pesar de que nunca se ha quedado
“sentadita y callada” en su cubículo. A cada discrepancia, cada gobierno
sucesivo le cantó su fin, como ahora
. Si aún está aquí quizá sea por algo,
¿temor, también internacional? Se ha convertido en una piedra en el zapato para
las extremas, derecha e izquierda. Tal vez más para aquella, en razones quizá
de las características de nuestra democracia.
Cuando el Presidente Santos aseguró hace poco
que saldría de ella sobrevino un coro de aplausos que fue acallado por otro de
rechiflas. De inmediato el Mindefensa salió decir, que si se va, será para el
año entrante. Este domingo 21 de julio Noticias Uno aseguró que el presidente
habría “prometido”, en abril de este año en Ginebra, a Navi Pillay –Alta
Comisionada de Derechos Humanos de la ONU- que prorrogaría la estadía de esta
oficina por 3 años más. Es muy, muy probable que el Presidente Santos incumpla
nuevamente su palabra
–ahora, de sacarla- porque para entonces se sabrá el
curso de las negociaciones no sólo con las Farc sino, posiblemente, también con
el ELN y estará en punto alto la campaña presidencial. ¿Puede hacerse un
harakiri anti reeleccionista o sólo son ladridos para dar a entender a un
sector que se cabalga sujetando las riendas?
Nota.- Se requiere oportuna y efectiva acción
de la Alcaldía de Marinilla para no dejar perder el esfuerzo y costos de
recuperación del carreteable entre las veredas Chagualo y La Esperanza, en la
hoya a lado y lado del puente de la quebrada La Laja. Se necesitan recebo
adecuado para fuerte pendiente y alcantarillas recolectoras de aguas lluvias,
para que no se vuelva a perder del todo el dinero invertido. 22.VII.13.
Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.