¿Gano la democracia?

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
elsy.ya@hotmail.com

Cuando esta columna se publique, ya debemos tener en nuestras manos, los resultados de las elecciones regionales. Con seguridad absoluta que todos aspiramos que los resultados de la jornada democrática, representen una esperanza para el logro de la paz, el progreso y el desarrollo de nuestros pueblos y que las comunidades en su inmensa mayoría, hayan utilizado de la mejor manera, el sagrado derecho a elegir que nos brinda la constitución.

También aspiramos que el abstencionismo, haya disminuido; la participación política es lo que fortalece a una democracia y el sufragio es su máxima expresión, sin embargo, los colombianos han demostrado según el registro histórico que a la hora de acudir a las urnas, la mayor victoria se la lleva la abstención. Las tasas de abstención superan, casi siempre, el 50 %, evidenciándose que más de la mitad de los colombianos que pueden votar eligen o se ven obligados a no hacerlo.

Por otra parte, como nariñenses, confiamos en que los gobernantes escogidos, apliquen en el desarrollo de su mandato, “el respeto a la ley y a la autoridad que proviene de la voluntad popular, y por otra, el fortalecimiento de la democracia. Trabajar por la paz, la defensa del buen nombre y el honor de Colombia ante el mundo, el engrandecimiento de los recursos humanos y el desarrollo económico y social” como bien lo manifestó siempre el Dr. Luis Carlos Galán Sarmiento.

Es preciso tener en cuenta, que la violencia y la pobreza surgen donde no hace presencia el Estado o donde el único papel que ejercen las autoridades, en este caso departamentales y municipales, es la represión mientras continúan desprotegidas y sin solución alguna, las necesidades fundamentales de la ciudadanía en general, con mayor énfasis en el sector rural de nuestros municipios.

Entre tanto no se avance en la elaboración de planes de desarrollo que tengan en cuenta las verdaderas realidades regionales, así como las situaciones específicas de los municipios medianos y pequeños y las características económicas y sociales de la vida local, la descentralización no producirá los efectos para los cuales fue concebida. No podemos olvidar que la democracia no es solo un sistema para escoger las personas que deben gobernar nuestros territorios, sino que sobre todo, debe ser el método para manejar adecuadamente todos los asuntos públicos y los intereses comunes de los ciudadanos.

28 de octubre de 2019

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

(Visited 328 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *