Grata visita

Mi Ventana

Por Ramiro García
Al revisar mi agenda telefónica,
inevitablemente pude confirmar que los datos correspondientes a SOLIN, eran los
de un amigo que intempestiva y prematuramente viajó a la misteriosa eternidad
.
Sí, porque con  ese cariñoso remoquete,
un hermético círculo de amigos cercanos nos referíamos al “pequeño amigo”,
MARIO HERNANDO OJEDA, en relación con
el inseparable aliado de KALIMAN, aquel recordado personaje de las radionovelas
de los 60¨s. El resto de la población sandoneña y sus seguidores – incluso los
de otros poblados-, en DIGITAL ESTEREO, lo conocían por Don Mario, o PONY, a
secas
.
Durante los casi 25 años de residencia en mi
pueblo natal, jamás pude observar un funeral tan copiosamente asistido; supongo
que ni el más encopetado de sus habitantes fue merecedor de un homenaje póstumo
de semejantes características
. Me atrevo a afirmar que ni el mismo MARIO
sospechaba  la dimensión de su
popularidad………obviamente ganada a pulso; pues fue un comunicador social
empírico, sui generis, jocosamente auténtico. 
Desde luego que otros paisanos columnistas ya han escrito  sobre su personalidad, trayectoria y
anécdotas; por lo tanto, cualquier palabra adicional, está de más. Q.E.P.D.
Pues bien, haber acudido a esas honras
fúnebres  me permitió reencontrarme con
muchísimos amigos contemporáneos, y 
gracias a la generosa compañía y guía de uno de ellos, Guido Chamorro,
pude apreciar algo sobre el notable crecimiento y desarrollo  –  algo
caótico, por ausencia de planificación urbana-, de nuestra población
.
Pero empecemos por lo bueno. Sorprende
gratamente la remodelación de la plaza principal
. Sin duda es un logro para beneficio de
propios, pero también para deleite de los futuros turistas que llegarán por
montones cuando culminen las obras de pavimentación de la carretera
circunvalar  (faltan escasamente 3 km).
La plaza es el  resultado de la conciliación entre arquitectura y paisaje.
Armonía entre sensibilidad y cemento.
Lamentablemente ya es objeto de visitas indeseables, especialmente
de las vacas y caballos que pastorean en su zona verde. Lo pude constatar, por
eso lo menciono.
De otra parte, y con el debido respeto por las
autoridades y veedores cívicos,  sería
preciso redireccionar el tránsito de animales, vehículos automotores y
motociclistas por su perímetro
; pues al desplazarse éstos con alguna velocidad,
limitan el disfrute de su entorno. Además, la implementación de la medida,
dinamizaría el tráfico de las vías adyacentes. Bueno, es tan solo una
sugerencia.
El incremento de actividades y
establecimientos comerciales indica, en parte, que los actuales buenos precios
de la agroindustria panelera, han mejorado sustancialmente el poder adquisitivo
de los actores de la cadena
, siendo notorio su efecto multiplicador en la
economía de la población. De hecho, la superficie sembrada con caña panelera es
porcentualmente mucho mayor que la ocupada con café. No hay que olvidar que la
principal actividad económica sandoneña está sustentada en estas dos líneas
productivas.
Si se considera el anhelado incremento en el
flujo de friolentos turistas que se desplazarán por una excelente vía sin
peajes hacia nuestra cálida y hospitalaria población -naturalmente alfombrada
con diferentes tonalidades  verdes- , se
supone que el mayor esfuerzo colectivo se focalizará en el aprestamiento para
el  desarrollo de la oferta turística en su
integralidad
; es decir, alojamientos, gastronomía, servicios públicos,
conectividad, recreación, etc., de tal manera que esta industria sin chimeneas
se convierta en un nuevo polo de desarrollo económico. Con plena seguridad la
apuesta será exitosa.
El envés de la moneda está representado por la
sensación de inseguridad
; la inocultable presencia de manos llenas que
artificialmente han incrementado el valor de las propiedades urbanas y rurales,
y la impresión de tener un vecindario perverso; ocasionado, en gran parte, por
la  condición de ser Sandoná un municipio
receptor, sin control alguno, de oleadas de personas desplazadas por la
violencia y  actividades ilícitas.
Indudablemente que sobre este tema no se puede generalizar, ya que una inmensa
mayoría se involucra en su nuevo entorno, muy responsablemente.
Para finalizar -y por ello no menos
relevante-,  resulta inadmisible que el
médico Álvaro Rivera
, ganador por meritocracia del concurso para la
Dirección del Hospital Clarita Santos, y sobre quien reposa, fundamentalmente,
la responsabilidad de velar por la salud y vida de los ciudadanos sandoneños,
tenga que desplazarse por el poblado con servicio de guardaespaldas……INSÒLITO,
NO?
Definitivamente las ilimitadas y egoístas
ambiciones políticas no son cosa del pasado……
           
P.D. Fue grato y valioso el reencuentro,
además de mis amigos cercanos, con mi colega William Montezuma, Libardo
Cabrera, Miguel Córdoba, Mitchelly Girón y José Ruiz, entre otros
. Para todos
ellos mis agradecimientos por su atención, y muy especialmente para Guido y su
esposa, Nancy, por su espléndida hospitalidad.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.