La copa de la cantera…

Foto: Ramiro García
Mi ventana
Por Ramiro García
La estrategia aplicada por el cuerpo técnico
del Deportivo Cali que significó la
utilización de 17 de los 23 juveniles de su cantera para la alinearlos en forma
progresiva y constante en la escuadra profesional
, se constituyó en uno de los
factores determinantes para el logro de su novena estrella; esta vez, en la
liga Águila 2015. 

Merecido reconocimiento, además, al invaluable aporte de los pocos veteranos
que sumaron esfuerzos en la conquista azucarera. El promedio de edad de los
campeones no supera los 23 años; los más jóvenes ni siquiera cuentan con cédula
de ciudadanía
. Un récord en el historial futbolero nacional.
Otros clubes de la liga doméstica con
presupuesto mediano hacen lo propio en sus planteles, aunque con magros
resultados, habida cuenta de la precaria fundamentación técnica que la carencia
económica institucional logra imprimir en sus divisiones inferiores. Pero, en
todo caso, fortalecer y promocionar sus promesas deportivas ya es una política
de cada club
.
Sería de mal augurio y un despropósito que los
directivos de la escuadra azucarera se dejaran tentar por el incipiente y
seductor dinero que los cazatalentos y
managers ofrecerán por estos valiosos prospectos, como no sea para equilibrar
sus flacas finanzas; pues esta generación, con algunos refuerzos consagrados
podría convertirse en la base del combinado nacional de recambio
frente a
quienes nos representarán en la Copa América.
Foto: Ramiro García

En el abanico de juveniles del Deportivo Cali
hay representatividad de casi todos los rincones geográficos nacionales, es
decir, costeños, bogotanos, vallunos, caucanos, etc. No podía faltar la cuota
nariñense: el goleador Preciado, Quiñonez y Casierra
. Unos verdaderos
baluartes.

De otra parte, cabe mencionar que por las
divisiones inferiores del club azucarero también han  transitado esporádicamente algunos juveniles
de la cantera sandoneña; pero su vinculación a prueba, por diversas razones, no
ha sido relevante.
En la actualidad hace carrera en la cantera
verdiblanca un adolescente de ascendencia guaicosa; se trata del futbolista
Fernando Zambrano Colunge
, nieto del recientemente fallecido Juvencio Zambrano,
e hijo de su homónimo, Fernando, con quien aparece en los registros
fotográficos adjuntos. Esta joven promesa ha participado en torneos nacionales
e internacionales, y progresivamente se abre paso en este deporte tan
competitivo. Su ascenso dependerá de
la  constancia, disciplina y ganas.
Por ahora, y ante tantas enojosas e
indignantes noticias del acontecer diario en el país
, tendremos como paliativo
la ilusión del excelente papel que desempeñarán nuestros futbolistas en la
justa suramericana a realizarse entre junio y julio, en Chile. A juzgar por comentarios de los expertos,
estaremos en la final.
Venezolanos, peruanos y brasileros serán
nuestros primeros rivales.
Fuerza por la tricolor.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *