‘Los dueños’ de Bogotá

Por Iván Antonio Jurado Cortés
Un tire y afloje que a la mayoría de bogotanos
y al resto de colombianos les sabe vinagre
, ha sido la persecución de la
oligarquía a uno de los políticos más destacados que ha parido la nación del
‘Corazón de Jesús’. Gustavo Petro Urrego, alcalde electo por la mayoría de
capitalinos, desde finales del año pasado viene actuando bajo la presión
avasalladora e inquisidora de un grupo de poderosos  que aún creen que Bogotá es propiedad
privada.

No es raro que la persona encargada de cargar
la capota para asaltar la buena fe del burgomaestre fuera heredero de una de
las familias sectarias como los Gómez Martínez, descendiente de los Gómez
Hurtado, quienes desde distintos frentes de la política se han mantenido
defendiendo una posición retrógrada, que en nada favorece el bienestar social,
por el contrario, persisten en catapultar un estatus en pedigrí y honra
‘chapetona’.
Obviamente que este torerillo no actúa solo,
lo hace en complicidad de una corte de secuaces que tras el olor burocrático e
intereses megacapitalistas están al acecho de los milimétricos movimientos que
ocasiona el ejecutivo; más cuando un hombre como Petro- ha lastimado callos a
poderosos políticos que pavoneaban ser los reyes de la transparencia y
honestidad nacional
.
Los sendos debates que originó en el seno del
congreso, donde muchos de los implicados han terminado en la cárcel, hoy,
varios de estos sentenciados le han pasado la cuenta de cobro, bajo la parada
inerme de un régimen gubernamental que respira con oxígeno prestado.
Tristemente la dignidad de buen político ha sido pisoteada y puesta en ridículo
por las mafias del dinero fácil, esas que sistemáticamente fueron auspiciadas
por los gobiernos de turno.
Pero no solo estos ‘personajes’ se sacian con
el feroz ataque de la oligarquía contra el programa de ‘Bogotá Humana’, sus
redes delincuenciales enquistadas de muchísimos años atrás, son las que
disfrutan a plenitud el aparente derrocamiento de un sistema gubernamental que
le ha dado un cambio social a la población de la capital de Colombia. Sus
programas sociales han sido trascendentales para reivindicar la manera de
gobernar con justicia social; las estadísticas hablan por si solas
.
A este calvario que afronta la administración
bogotana, se le suma la permanente desinformación de varios medios de
comunicación, cuyo formato diseñado para la producción indiscriminada de
dinero, es el instrumento efectivo para atentar irresponsablemente contra el
sistema neurótico de desprevenidos e ingenuos. La ética de algunos periodistas
ha tocado fondo, tomándose el caso Petro tan a pecho que de comunicadores han
pasado a jueces y fiscales.
Desafortunadamente a la leguleyada ‘cachaca’
le salió el muerto al camino, nunca se imaginó el ‘inquisidor mayor’ que su
prepotencia fuera en algún momento saboteada por otros fueros. Aunque el
desgaste es evidente para los dos bandos, esto no implica someter una propuesta
justa a manos de unos ‘neonazis criollos’, que
insisten en manifestar que la sangre de los bogotanos es de dos colores, la
azul para los amos y la roja de los plebeyos.
Hoy los ‘dueños de Bogotá’ intentan sacudirse
la casaca, ahogándose en su propia improvisación y orgullo. Lentamente y con
pie firme, el terror de los corruptos avanza, pronto llegará la luz, esa que se
necesita para iluminar el entendimiento de incrédulos. El triunfo llegará. El
proceso del alcalde mayor de Bogotá rompió las esferas locales y trascendió a
nivel internacional
.
Este caso de arbitraria destitución se
convirtió en vector perfecto para concentrar la mirada de la justicia
internacional, que hoy deja aún más débil el sistema judicial nacional. Es una
farsa que se cae por su propio peso, y los acusadores pasarán al banquillo como
acusados.
Domingo, mayo 04 de 2014

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.