Mario Pantoja, un sueño por cumplir

Por Duvian Sánchez
Campesino, trabajador del campo, tenía tan
sólo una misión. Nació en la ciudad de Popayán. Trabajaba la agricultura para
reunir el dinero suficiente para grabar su proyecto musical
. Una hoja medio
arrugada en su mano, un  micrófono de
marca akg al frente de su cara y la indicación del productor señalaba que el
momento había llegado.

 Sentado en el corredor de su casa, vestía  una chaqueta negra, una sudadera azul y unas
chancletas
. Así se encontraba Mario Pantoja, un joven de veinticuatro años,
cabello rubio de  ojos claros, delgado y
aproximadamente 1.80 metros de estatura.
 “Quiero
ser un gran cantante reconocido, para que mis letras y mi música sean
escuchadas por muchas personas”
, decía Mario, mientras llamaba a las gallinas y
les daba el alimento. El sol había comenzado a asomarse en las grandes montañas
de Los Andes, Nariño, y Mario se arreglaba apresuradamente para irse a trabajar
a su parcela.
Mario trabajaba de siete de la mañana a cuatro
de la tarde, de lunes a sábado, en invierno y en verano. Él tenía claro por qué
lo hacía: “trabajo en el campo con todas la ganas, aunque a veces mi cuerpo y
mi mente ya no dan, siempre tengo ese sueño de grabar una canción, ser escuchado y me vuelvo a motivar. Voy a
trabajar fuerte para reunir la plata suficiente para grabar una canción y
poderla promocionar”.
Mario Pantoja nació en la ciudad de Popayán,
pero debido a que su madre era esposa de un campesino proveniente de un pequeño
corregimiento, ahora municipio del departamento de Nariño llamado El Peñol, se
mudaron a vivir en una vereda donde tenían una pequeña parcela que les daba lo
necesario para vivir.
“Mi gusto por la música surgió cuando tenía
doce años, mirando a los artistas invitados a las fiestas patronales de mi
municipio. Eran respetados y por eso me llamó la atención. Comencé a cantar en
todo momento, en el baño, en mi cuarto, e incluso me atreví a mostrar mi voz a
unos amigos y me dieron el aval; fue un impulso para seguir”, decía él,
mientras sintonizaba una emisora comunitaria
de un municipio vecino, La Poderosa 88.1 fm
para sobrellevar el día, ya que que
el mediodía se acercaba y el sol calentaba más fuerte.
Mario al igual que otros jóvenes sueñan con
ser grandes cantantes reconocidos a
nivel internacional, que comienzan a crear canciones y tratar de grabarlas,
pero muchas veces sus letras quedan solamente plasmadas en un papel
. En
Colombia la música se ha convertido en un negocio masivo. Grandes fábricas de
la industria de la cultura como la radio, la televisión e internet, utilizan
este recurso para generar hábitos, modas en los jóvenes e incentivar al consumo
de cualquier producto.
Habían pasado cuatro meses y el cultivo de
maracuyá produjo de manera considerable, y afortunadamente se vendió a buen precio en el mercado. Mario, con la
plata en las manos de su producción agrícola, visualizaba el siguiente paso a
seguir: encontrar una casa disquera, grabar una canción, difundirla y realizar parte de su sueño.
Un jueves, primero de agosto a las dos de la
tarde, después de su acostumbrado almuerzo decidió llamar a un amigo de la
ciudad de Popayán, pidiéndole el favor de que le buscara una disquera
productora. “Esperé durante una semana la respuesta y mientras tanto permanecí
en la casa, revisando detalladamente la canción que iba a grabar. Me daba un
poco de curiosidad ya que era un género urbano reggaetón”
, explicó él.
En los años 2000, los primeros cantantes de
música urbana reggaetón en Colombia tenían bastantes dificultades para grabar
una canción debido al reducido número de casas disqueras en el país y su alto
costo para realizar proyectos musicales. Hoy en día, por la revolución
tecnológica, las casas disqueras han aumentado considerablemente
y no sólo las
profesionales sino también las caseras, ofreciendo productos musicales de alta
calidad.
El ocho de agosto de 2013, a las tres de la
mañana, Mario se disponía a viajar a la ciudad de Pasto con destino  a 
Popayán en un bus escalera que viajaba muy temprano todos los días llevando
comerciantes a la capital del departamento de Nariño. “Al interior del bus se
sienten múltiples olores: de frutas, mascotas, objetos viejos, e incluso el
sudor de las personas. Se podría decir que el bus escalera es patrimonio de la
localidad”
, decía él con una sonrisa.
En la terminal de trasportes de Pasto, decidió
viajar con destino a Popayán en un autobús de la empresa Cootranar Ltda. “El
tiquete estaba caro treinta y cinco mil pesos, pero no hay nada mejor que
viajar cómodo
, además sabía que debía llegar dispuesto a la ciudad para poder
tener un buen desarrollo en la grabación”, expresaba Mario con un suspiro,
recordando aquel momento.
Mientras el autobús estacionaba en la terminal
de trasportes, Mario imaginaba con el momento de grabar y enfrentarse con el
micrófono: “sentía mucho miedo e inseguridad, ya que estaba queriendo
incursionar en un campo desconocido de bastante competencia”.
El autobús estacionó y el conductor
rápidamente apresuraba a los pasajeros a bajar sus equipajes. Mario, llevaba un
maletín de color rojo vino tinto que le había regalado una novia. El reloj
marcaba las tres de la mañana lo cual lo obligó a buscar refugió en una
cafetería. “Pedí un café y lo tome a sorbos por lo caliente que estaba. Saque
el celular, conecte los auriculares y me dispuse a sintonizar las emisoras de
Popayán, hasta que encontré una emisora que se dedica a la difusión de música
urbana; Tropicana 106.1 FM”
.
Mario, escuchando aquella emisora y mirando
por la ventana los primeros buses públicos de la mañana, soñaba con asemejarse
a los artistas que sonaban en la
estación radial.
En Colombia los artistas musicales ya no
sufren por grabar una canción en una disquera, sino que lo difícil es poder ser
difundidos por los medios de comunicación
, debido a que ahora los artistas deben
pagar para ser sonados y publicitados en una emisora o canal de televisión.
Esta práctica se ha generalizado a nivel del país y se la reconoce como
“payola”.
Eran las ocho de la mañana, hora estipulada
para estar esperando fuera de la  disquera MCM Producciones. Después de tres
golpes la puerta comenzó abrirse suavemente y un joven de gran sonrisa saludó a
Mario y lo invitó a pasar; era el productor llamado Mauricio. Mientras llegaban
al estudio de grabación, el productor le iba explicando a Mario cuáles eran las
condiciones para entrar a grabar. Una gota de sudor caía suavemente por la
frente de Mario, hasta chocarse contra el piso
.
Un cuarto de poca iluminación, discos de
vinilo de color negro de gran tamaño pegados en las paredes junto con aislantes
de sonido, una hoja medio arrugada en su mano, un micrófono de marca akg al frente de su cara y la indicación del
productor señalaba que el momento había llegado. Mario Pantoja por fin iba a
cumplir parte de su sueño y satisfacción, grabar una canción
.

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.