Milagros de Nuestra Señora de la Visitación de Ancuya

Por Irma Zambrano
[email protected]

En los últimos 120 años Nuestra Señora de la Visitación, patrona de la población de Ancuya, ha realizado varios milagros, unos relacionados con plagas y otros con epidemias.

Vuestra Señora de la Visitación
Foto tomada el 1 de julio de 2018

La plaga de la langosta

Uno de los principales milagros que ha obrado en nuestro territorio nuestra señora de la Visitación fue la de la desaparición de la langosta.

En el año 1901 apareció en toda la hoya del Guáitara la terrible plaga de la langosta, la cual arrasó y acabó con la vegetación afectando la economía llegando a escasear los víveres.

Desesperados por esta situación los habitantes de Ancuya acogieron la idea de Don Darío Caicedo, residente en la vereda Guapumag de hacer fabricar un prendedor de oro de una langosta, semejante a la original para obsequiársela y colocársela a la sagrada imagen.

Para la bendición y entrega de la langosta, el padre Pedro Hecker, programó una novena con cantos y rezos del santo rosario a las 12 del día.

El día que terminó la novena aparecieron en el espacio infinidad de aves desconocidas que cogieron en el aire a las langostas quitándoles la cabeza hasta que destruyeron toda la plaga.

La bartonelosis

En el año 1936 nuestro pueblo fue invadido por una fuerte epidemia llamada Bartonelosis, verruga peruana o mal de Carrión; atacando con violencia a los pueblos de clima cálido cobrando la vida de más de ochocientas victimas en el municipio de Ancuya y más de ocho mil en todo el departamento.

Aterrados los sobrevivientes acudieron a pedir protección a la madre celestial y con lágrimas le pidieron que les iluminara que debían hacer y fue así como desde Bogotá enviaron un grupo de investigadores, médicos y enfermeras para prestar los auxilios necesarios.

Los feligreses le prometieron a la santísima Virgen trabajar con entusiasmo para que se diera la coronación canónica, que se realizó el 2 de julio de 1982.

La plaga del chinche

En la década de los años 60 apareció en Ancuya la abominable plaga del chinche, insecto que producía mal olor, picaba y se alimentaba de sangre humana. Este insecto aparecía en las noches picaba a las personas dejando escoriaciones en la piel, las cuales necesitaba un largo tratamiento.

Este peligroso insecto invadió nuestro territorio como de los municipios vecinos por tanto todos nos postramos en oración al pie de María.

Imagen tradicional de Nuestra Señora de la Visitación

Desempeñándose como párroco el presbítero Higinio Rodríguez Yela, los feligreses siguiendo el ejemplo anterior solicitaron la autorización para enviar a elaborar dos chinches de oro uno de la feligresía ancuyana y otro de la comunidad de Samaniego.

El párroco Higinio realizó las ceremonias de novena y las mismas plegarias espirituales.

Los vecinos del municipio de Samaniego vinieron en peregrinación trayendo la alhaja el último día de la novena. Los dos chinches de oro fueron colocados en el manto de la Santísima Virgen. Del gobierno departamental enviaron técnicos a investigar y hacer fumigaciones, de esta forma la plaga desapareció para siempre.

El dije del covid-19

Aterrorizados por la pandemia del covid-19, que viene atacando al mundo entero, la comunidad ancuyana implora a la Santísima Virgen de Visitación para que interceda y acabe con este mal; para ello surgió la idea de hacer elaborar un dije en oro con el símbolo del covid-19.

Dicha idea fue comunicada al párroco Leonardo Castro y a su vicario Leonel Portilla, quienes aceptaron la propuesta y por intermedio de ellos solicitaron la ayuda económica para poder fabricar dicha joya.

El domingo de ramos 5 de abril del 2020 en celebración eucarística se llevó a cabo la bendición y colocación en el vestido de la sagrada imagen del símbolo del covid-19.

Foto: Nelson Acosta

Cumpliendo con los protocolos de seguridad sanitaria para esta celebración estuvieron presentes: el padre Leonardo Castro, el vicario cooperador Leonel Portilla, La alcaldesa Rocío Díaz Delgado, el intendente Ubeimar Enríquez, el profesor Alvaro Leyton, la enfermera jefe Amanda Caicedo R. y en representación del sector productivo la señora Melba Betancour.

Un dije fue donado por la comunidad católica y devota de la virgen de Visitacion de Ancuya y municipios vecinos; mientras que el otro fue donación de la comunidad del salado del municipio de Samaniego.

En dicha celebración se entonó el himno de la coronación canónica interpretado por el profesor Álvaro Leyton.

Foto: Irma Zambrano

El dije donado por los ancuyanos fue elaborado en la ciudad de Sandoná por el joyero Miller Rivera Bolaños por la suma de 6 millones 800 mil pesos y su peso es de 45,2 gramos.

Author: Miguel Cordoba

1 thought on “Milagros de Nuestra Señora de la Visitación de Ancuya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *