Motos en U.D. Atanasio Girardot: ¡qué peligro!

Desde Nod
Por Alejandro García Gómez.
Ojalá la alcaldía de Federico Gutiérrez le
ponga el cascabel al gato. Ninguna de
las anteriores quiso responsabilizarse, a pesar de los reiterados llamados. La
peligrosa velocidad de las motos dentro de la Unidad Deportiva es
potencialmente trágica para los usuarios
. Parquean en los sitios más
inverosímiles. Pueden “meterse” por todo recoveco, verde o cementado, llano o
en escala; en cualquier momento te pueden rodear o pasar raudas por tu lado y
tú no alcanzas ni a verlas perderse.

Varios motociclistas circulan con el
uniforme de vigilantes de la misma que, al parecer y por su velocidad, llegan o
muy precisos o tarde en sus horarios. También de la Policía Nacional o Militar,
aunque en menor cantidad. Pero los más son del común. Muchos y de todo; algunos
hasta hacen “piques”. También circulan autos particulares u oficiales. Es una
locura
. En las horas previas cuando hay fútbol profesional –diurno o nocturno-
es cuando más motos la atraviesan y las velocidades son mayores. ¿Y la policía?
¡Mm…! ¡En sus caballos o filados en sus grupos o por ahí…! ¿Por Ahí? ¡…!
Como este hecho lo he venido señalando hace
varios años en mi columna, casi que me doy por vencido y casi me hago del lado
de quienes piensan que “a mal que no tiene cura, hacerle la cara dura”, como
dicen. No ha habido solución ante tanta indolencia de las autoridades. Pero lo
he pensado mejor y, para que se tengan en cuenta para el debate, voy a hacer
algunas propuestas a esta alcaldía y a los funcionarios que le competen
(administrador de la Unidad Deportiva y del Tránsito Municipal):
Uno: Prohibir en la realidad el ingreso de
todas las motos al interior de la Unidad
. Actualmente hay un aviso de
prohibición frente a las puertas 13, 14 y 15 del estadio (oficinas que dicen
Inder, parqueada con motos, usualmente); un Rey de burlas. Con la restricción,
los usuarios se verían en la obligación de dejar sus aparatos en los
parqueaderos que circundan a la Unidad o de llegar en bus o metro, taxi, etc.
Los agentes del Tránsito y de la Policía se encargarían de hacer cumplir la
orden.
Dos: Habilitar parqueaderos con instituciones
responsables y con experiencia
. Actualmente el único requisito es un trapo rojo
y nadie se responsabiliza de nada.
Tres: La velocidad máxima permitida ahí (que
no cumple ni la policía) es de 10 Km/h
., según lo señalan dos avisos –a
distancia de 30 o 40 metros entre sí –frente a las puertas 13,14 y 15 e Inder-;
otro saludo a la bandera; otro Rey de burlas.
Por lo cuestionable jurídicamente, las cámaras
y fotodetectores de velocidad, no se proponen.
Cuatro: Colocar obstáculos que hagan imposible
el tránsito de estos vehículos al interior de la misma
.
Cinco Una inteligente y creativa combinación
de las anteriores con otras más.
Sugerencia: Dejar un tiempo prudencial para
una labor de comparendos pedagógicos, como se acostumbra en casos de hechos
nuevo
s. Pero algo habrá que hacer, alcalde Federico y encargados de la Unidad
Dpva. y Tránsito Mpal., ¿o no?
Nota arzobispal.- La denuncia del columnista
Lázaro Tobón V (EL MUNDO) es gravísima. No se ha escuchado la voz del arzobispo
de Medellín, Ricardo Tobón. Respetuosamente, una inmensa cantidad de católicos,
que jamás hemos comulgado con ninguna clase de ideas políticas incendiarias
desde los púlpitos, necesitamos escuchar la voz del, también, ciudadano
arzobispo. “El que calla…”. 16.VI.16
Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.