No hay derecho…

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
El mes de octubre, reconocido tradicionalmente
como el mes de las brujas, disfraces y dulces, en esta ocasión reviste una mayor importancia. Faltan
tan solo 20 días para que en cada departamento y municipio, escojamos
democráticamente a los gobernadores, alcaldes, diputados y concejales y será en
las urnas donde se definirá el destino de los pueblos, ojalá con la mayor
participación posible
.

Durante este tiempo, las diferentes campañas políticas han dado a conocer sus propuestas y programas
de gobierno, por diversos medios, de diferentes maneras y a través de una
infinidad de alternativas que hoy en día ofrece el avance de la tecnología y
las comunicaciones. Toda esa información que ha circulado, debe servirle a la
ciudadanía para optar por la mejor
alternativa
. Y si bien cada candidato (a) es libre de escoger la dinámica a
utilizar, lo que es inaceptable es que a
través de las redes sociales, se escondan para lanzar no opiniones o criterios, sino insultos, ofensas y
calumnias que en nada benefician ni a las campañas ni al mismo candidato que
pretender favorecer. 
Parecieran olvidar que cada uno de los
candidatos (as), es un ser humano que ha tomado la determinación  de asumir el reto que la vida democrática de
nuestro país le ofrece y se merecen como
mínimo el mismo respeto que cualquier otra persona; con seguridad que quienes
se dedican a publicar esta clase de anónimos, no tienen nada más interesante y
productivo que hacer y muchos de ellos
(as) ni siquiera asumirán la responsabilidad de opinar el 25 de octubre, pero
sí disfrutan ofendiendo y ridiculizando a quienes se atreven a formular una
alternativa democrática
, realizando un trabajo que exige dedicación,
responsabilidad y compromiso, asumiendo
el riesgo y las múltiples dificultades que ello implica. Adicionalmente,
también parecen olvidar que cada persona tiene una familia, padres, esposa o
esposo, hijos (as) y si muy probablemente dichas publicaciones no afecten  a los candidatos por su misma formación y
personalidad, si pueden resultar
dolorosos o al menos mortificantes para
sus familiares.
Opinar no es ofender, no es difamar, no es
ridiculizar y en vez de perjudicar a uno u otro candidato, lo que están logrando, es despertar la solidaridad de una
comunidad que está hastiada de la violencia,
de los insultos y los improperios.

Octubre 5 de 2015

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *