‘Nuestro karma’

Endulzando las palabras
Por Iván Antonio Jurado Cortés
‘Usted no sabe quién soy yo’ es la frase de
moda que ha impregnado la sensibilidad del común y corriente nacional, gracias
a un ‘reyezuelo’ que no piensa más de lo que su capacidad intelectual le
otorga. Siendo sus comportamientos antisociales los que lo definen como un
personajillo de pacotilla, que no sabe lo que dice, y más bien aprovecha el
maldito ‘clasismo’ social para pisotear y saborear la miel de la soberbia
.

Ridículos de un hijo de ‘papi’ como Nicolás
Gaviria, ocurren con frecuencia especialmente en el ámbito capitalino, ya que
es una ciudad que concentra a millones de personas con distintas culturas. Los
‘gomelos’ como comúnmente se les llama a jóvenes de familias adineradas, en su
mayoría son el reflejo de una agitada vida familiar, porque que desde pequeños
no disfrutan del natural cariño y acogimiento de sus padres; más bien la
crianza gira alrededor de caprichos complacidos
.
Con lo anterior no quiero justificar las
acciones ‘malcriadas’ de estos muchachos, al contrario, estos actos bochornosos
sirven para exteriorizar la ambigüedad familiar y social en la que vive gran
parte de la población de estratos altos. Prácticamente es una existencia
agobiada por la presión glamurosa, de quienes se creen poderosos sobre los
demás
y según ellos con la obligación de controlar el mundo.
No solo es el caso del ‘niño Nicolás’, sino de
otros personajes que además de ser ‘reyes’, llevan sobre sus espaldas
responsabilidades populares como el caso del senador Eduardo Carlos Merlano,
quien en estado ‘alegrón’ humilló y trató de persuadir a unos agentes de
policía, para que no le practicaran la prueba de alcoholemia  y no le inmovilizaran su vehículo. En fin,
después del escándalo, vino la calma y con ella la actuación del ministerio
público con destitución e inhabilidad para ejercer cargos públicos por espacio
de 10 años
.
Y como dice el refrán: ‘al que nada le cuesta
nada le duele’, y este tipo de ciudadanos hacen parte de esta dicha. Unos
parasitando la fortuna de sus progenitores, otros, afortunados porque la ‘platica’
les llegó por golpe de suerte, gracias a las mafias y política. En esta horda
entran muchos de los actuales ‘payazos’ dizque políticos, que han multiplicado
su patrimonio gracias al débil sistema gubernamental colombiano, y son estos,
quienes con sus comportamientos nihilistas marcan la pauta de la ética y
responsabilidad a la criolla
.
Y como para enmarcar, la máxima figura de la
institucionalidad colombiana encargada de la integridad y supremacía estatal,
hoy es el hazmerreír de todo un pueblo gracias a las infames actuaciones de su
presidente y una cáfila subyugada, que no sacian su apetito e insisten en
continuar al frente de una rechazada entidad
, de las pocas que aún gozaban de
alguna esquirla de credibilidad.
El torero Jorge Pretelt Chaljub, es ahora el
protagonista del nuevo show nacional. Atrás quedó ‘usted no sabe quién soy yo’,
es cuestión olvidada, tal como reza un fragmento de la canción del ‘Charrito
Negro’. Los ojos de la ciudadanía colombiana están a la expectativa de lo que
sucederá en adelante, más cuando el acorralado juez ha cacareado otra célebre
frase: “si yo me voy, nos vamos todos”, obvio que se irán todos, porque todos
tienen rabo de paja
.
Suficiente frase para entender la podredumbre
solapada bajo las atezadas togas; algo insólito que desafortunadamente se ve
normal en una sociedad lúgubre, que no teme en azarearse, más bien, disfruta de
un caos administrativo-político, que incluso el constituyente primario de
alguna manera es responsable en el primer eslabón de esta folclórica
degradación
El paquidérmico Estado ya no aguanta más,
porque de seguir resistiendo, simplemente sería el icono del masoquismo
gubernamental en América Latina. Los colombianos estamos pasando por un estado
de anarquía, mucho peor del que se percibió en la década de los 80 y 90
.
Definitivamente es nuestro karma y debemos tolerarlo hasta nueva orden.
Domingo, marzo 15 de 2015

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.