Postres del mar

Por Pablo
Emilio Obando A.

He tenido la
grata oportunidad de conocer a la empresaria nariñense Liliana Izquierdo,
propietaria de “Postres del Mar” y dueña de una de las voluntades más grandes
que he podido conocer
. Durante muchos años se desempeñó como empleada o
funcionaria de muchas empresas y entidades del departamento de Nariño, misión
que cumplió con lujo de detalles pero que le impedía cristalizar su sueño de
iniciar una vida independiente y 
comprometida con sus principios de libertad, progreso y crecimiento
personal y familiar.

Hasta que un día, armada de todo su valor decidió dejar
todo atrás para emprender el camino de sus propios sueños
, tarea nada fácil en
una sociedad donde los temores e iniciativas se tiñen de  todo tipo de miedos, dudas e incertidumbres.

Pero para Liliana
esos temores fueron el acicate para afrontar con valentía y decisión la
formación de su propia empresa que le permita crecer en un ambiente muy
diferente a lo habitual.  Muchas voces se
dejaron escuchar para recordarle a Liliana que es casi una locura el dejar un
cargo estable para emprender una aventura que puede terminar en fracaso
, otras
le recordaban que no podía dejar atrás años de trabajo en una empresa que le
había permitido vivir de una manera sencilla pero segura, y otras voces no
clamaban de pedir cordura y sobriedad en las decisiones a tomar. Casi todas
coincidían en afirmar que una empresa es un riesgo y en consecuencia era mejor
aferrarse a un trabajo y a una cotidianidad que por lo menos permitía vivir
modestamente.
Pero cuando las
convicciones son mayores que las dudas, los miedos, los temores y las
advertencias -así sean de buena intención-, hacen que los caminos se desborden
para dar lugar a una nueva realidad que nos puede llevar al éxito o al
fracaso.  En el caso de Liliana Izquierdo
se empezó a dibujar en su horizonte una perspectiva de libertad económica y
laboral, crecimiento empresarial y familiar y, sobre todo, la inmensa
posibilidad de continuar en su empeño de evolución personal
. Fue así como
gracias a su tenacidad surge una empresa que en poco tiempo ya empieza a
abrirse sus propios caminos: “Postres del Mar”. 
Estos postres
son una especie de obras artísticas de colores diversos y fascinantes
, una
forma muy peculiar de hacer arte por cuanto cada uno de los postres se
convierte en motivo de admiración y fascinación.  Fue eso, precisamente, lo que llamó mi
atención cuando los observé en un restaurante de la ciudad, y mi curiosidad y
admiración por este tipo de postres me llevó a conocer a esta joven empresaria
que cada día cautiva más el gusto y el paladar de los nariñenses.
Aunado a lo
anterior me movió el deseo de hacer realidad ese anhelo altruista de algunos
amigos que cada año y con motivo de las fiestas decembrinas nos convocan a
apoyar a las pequeñas empresas y a los empresarios que empiezan a abrirse
camino en medio de tantas dificultades y zozobras.  En consecuencia no lo dudé y me propuse
apoyar a Liliana Izquierdo, sin ningún tipo de interés económico, simplemente
movido por ese deseo de contribuir a forjar el sueño de quien, como ella, se
atreve a dar esos trascendentales pasos en su vida
, dejando atrás y superando
esos viejos paradigmas de estabilidad laboral, salario fijo y prestaciones
sociales.  Para Liliana Izquierdo mucho
más importante que eso es el ver realizado su sueño, vivir el placer de
trabajar en aquello que le gusta y afrontar cada día con la tenacidad que este
reto exige.

Usted también
puede contribuir con el sueño de Liliana y sus “Postres del Mar” comunicándose
a los celulares 3182287284 o 3187314262. Sin duda alguna que disfrutará al
máximo de cada uno de sus postres y apoyará a la empresa regional que tanto
requiere y necesita de personas con el valor y el compromiso de esta
empresaria. Felicitaciones a Liliana por
su iniciativa, por su valor, por su coraje para hacer realidad sus sueños y
anhelos y desde ya le auguramos éxitos en sus emprendimientos y labores.
En
verdad que cada postre es una obra de arte que mientras se deshace en la boca
nos hace pensar y creer que los sueños son posibles cuando se pintan de colores
y se tiñen de esperanzas…

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.