Rumipamba merece respeto

El despertador del sur
Por Jorge Arturo Bravo
despertadordelsur@hotmail.com

Mucho se habla, en los últimos días, de la reactivación económica que permitirá sacar de la crisis que han vivido los pequeños comerciantes pero ante todo nuestros artesanos; para ayudarlos algunas dependencias de la alcaldía de Pasto, han venido organizando ferias, en otras palabras, los populares mercados de sus productos utilizando para ello las tradicionales toldas o carpas, dirán otros.

Muy bien que desde la administración municipal, así sea con “pañitos de agua tibia” se trate de ayudar a nuestros artesanos, vendedores ambulantes y pequeños comerciantes, pero no estamos de acuerdo bajo ningún punto de vista, que esos mercados sean ubicados en los sitios que nunca fueron construidos o restaurados para ser convertidos en mercados, existiendo tantos sitios muy apropiados para unas ferias.

No es posible que existiendo sitios muy bonitos, muy amplios, elegantes para la dignidad de nuestros artesanos y pequeños comerciantes, como la plazuela adyacente al Puente Pueyo; un lugar que permitiría conocer la historia del citado puente, ahora que tanto se habla de la ruta del centro histórico y religioso (cuál centro histórico si en Pasto no lo hay?); está también la Plazuela de San Felipe Neri, donde está la gigantesca piedra que se afirma fue ubicada allí por el Padre Francisco de la Villota moviéndola simplemente con su bastón, con su báculo para poder construir el templo.

Y por qué no? ubicar esos mercados en la Plazuela de San Sebastián y en el peor de los casos en la mal llamada Plaza del Carnaval, y no hacerlo en los sitios que últimamente han escogido como la Plazuela de Rumipamaba, una Plazuela de mucho valor histórico, que es necesario respetarla, conocer su historia y la importancia que tuvo allí el Pastuso Gonzalo Rodríguez, “Precursor de Precursores y Protomártir de la Independencia”, como lo llamó el Maestro Alberto Quijano Guerrero.

No es posible tampoco que la carrera 27 que aún no ha sido terminada, que está inconclusa, igualmente esté siendo convertida en mercado, como lo hizo la Dirección del Espacio Público, pasado viernes dizque para ayudar a los vendedores ambulantes y pequeños artesanos aquellos que ellos mismos tanto persiguen. Y hablar de la Plaza de la Constitución ya no tiene caso, si don Pedro Vicente Obando, en su gobierno, la convirtió en Sucursal del Mercado del Potrerillo, ya nadie la respeta y seguirá convertida los fines de semana en un mercado más. Cosas que pasan en Pasto “La Gran Capital”.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *