Un cuento de hadas

Por: Iván Antonio Jurado Cortés
Se pensaba que el cuento de reinas y reyes era
historia pasada, o historietas televisivas europeas para encantar a niños o a
soñadores que navegan en la amplitud de
la imaginación, esperando su príncipe o princesa azul. Sin embargo, con la
noticia de la semana que a ‘mojado prensa’ en los principales medios de
comunicación del mundo, se ha observado que estos cuentos son una realidad, o
por lo menos, así nos lo hacen creer
.

Imágenes que llegan de diferentes centros
informativos del planeta dan fe de la sumisa actitud que han tomado cientos de
periodistas, apostados todos alrededor de la mansión de Catalina y Guillermo,
duques de Cambridge, próximamente progenitores del heredero de la monarquía más
vieja sobre la tierra. Dentro de los británicos, los reyes siguen siendo
personas distinguidas que se sobreponen a los demás mortales y al cual se le
debe todo honor, honra y respeto. Por esta razón, cualquier pestañeo, balbuceo
o ventosidad de estas personas de ‘sangre azul’, siempre se transformará en
noticia bomba
.
Sin embargo, para el resto de habitantes del
mundo, este ‘cuento de hadas’ se mira ridículo, más aún, cuando la prensa
utiliza más del tiempo habitual para informar sobre el inminente nacimiento del
‘bebé real’, que tendrá sobre su espalda la continuidad de un reinado que en
nada beneficia a los intereses de gobiernos vecinos mucho menos a los latinos
.
¿Quién gana con las transmisiones de este acontecimiento? Alguien dirá: que un
país como el del ‘Corazón de Jesús’, necesita noticias agradables para hacer
más llevadero este desorden social y económico, siendo el ‘alumbramiento’ de
esta princesa el motivo perfecto. Algo ilógico e irrespetuoso.
Colombia a pesar de la corrupción y
confrontación armada que lidia hace 60 años, posee una envidiable y única
riqueza cultural y ambiental que permitiría trabajar desde todos los ángulos,
con el propósito de mitigar y cambiar la mentalidad de cientos de ‘torpes’ que
tanto daño causan a la sociedad
. Y por supuesto que los medios informativos
tienen suficiente material de trabajo para mostrar, ilustrar y educar a
millones de colombianos que hasta la actualidad no conocen las ventajas
nacionales.
Desde todo punto de vista no queda bien caer
en el juego amarillista de medios informativos internacionales y elitistas nacionales,
que en muchas ocasiones no tienen nada que publicar sino que esperan este tipo
de noticias faranduleras para entretener a una audiencia
, donde sus problemas y
martirios en nada se parecen a una vida celestial. ‘La Realeza’ es otro mundo,
con otra mentalidad y manera de entender 
y proceder, que en nada compaginan con la realidad colombiana.
El nacimiento de ese bebe, que hasta el
momento sus padres no saben que sexo tendrá debido a protocolos reales, solo
para su familia será de inmenso significado, tangencial para los ingleses, sin
importancia para el resto de la humanidad, que a diario vive sus propios
problemas donde esta escena sobrenatural no cabe
. Sin desconocer que el pueblo
irlandés, escocés e inglés se ha
detenido en el tiempo, para seguir navegando en un espacio idealizado.
Esta noticia sensacionalista es la mejor
manera de mantener embobada a la opinión nacional
, cuyo fin es esquivar la
cruda realidad que vive agitadamente nuestra patria. Afortunadamente este tipo
de información ya no lima entre la problemática social: paros, conflicto
interno, narcotráfico y corrupción, ‘beldades diabólicas’ que para el Reino
Unido y sus majestades son increíbles, propias del infierno, nada que ver con
esa vida suntuosa y monárquica; que en otras palabras, no es más que un dominio
estratégico para continuar derrochando poder y amasando fortuna
.
Domingo, 21 de julio de 2013

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *