Un cuento de Pinocho

Por Iván Antonio Jurado Cortés
Cuando se había engendrado una expectativa
acerca de la posibilidad de reelección de alcaldes y gobernadores, finalmente
la Comisión Primera del Senado de la República, de manera contundente archivó
el proyecto de ley que modificaba el Artículo 162 de la Constitución Política
, no permitiendo la continuidad en el poder de los mandatarios locales y regionales,
a través de la figura reeleccionista.

Ni siquiera la presión permanente de los
potenciales beneficiados, sirvió para que Juan Fernando Cristo, delegado de la
ponencia, se apropiara de una promesa que en momentos de calentura electoral,
el candidato-presidente, Juan Manuel Santos, hiciera con las autoridades
jurisdiccionales. Todo se ha consumado, tal como la lagartería legislativa se
lo propuso desde que nació esta promesa gubernamental.
Nuevamente don ‘Juanpa’ se sale con la suya,
después de lograr su cometido, los demás que esperen. Aunque la propuesta no es
descabellada, por la posibilidad que tendrían los entes territoriales de
agilizar las inversiones públicas, permitiendo fluidez y dinamismo con las
comunidades; sin embargo, podría ser la puerta para posteriores modificaciones
a la carta magna, con el peligroso argumento del derecho a la igualdad y
participación
.
La decisión del Congreso de la República de
rechazar de tajo la mencionada propuesta, pone entredicho que la ‘mermelada’ no
ha sido suficiente, que necesariamente se urge de un trato más especial.
Algunos legisladores expresan que la ponencia de gobierno iba en contra de la
democracia
, manifiesto relativo, ya que no se sabe aún si la cura es peor a la
enfermedad. Al fin, el cuento de Pinocho ilusionó a más de un avaro y de paso
puso a prueba el vinagre en la mermelada.
Como era de imaginarse, don ‘Juanpa’ ya se
pronunció al respecto, y como Poncio Pilatos, se lavó las manos, diciéndole a
los cuatro vientos que el cumplió su promesa de campaña, y que fue el Congreso
quien se encargó de hundir el proyecto
. Las reacciones en contra y favor no se
han hecho esperar. Los primeros en pegar el grito en el cielo fueron los
interesados en el negocio; todos al unísono: Santos, un mentiroso de pacotilla.
Era la tercera vez que esta iniciativa se
presentaba al legislativo, todas negadas hasta el momento, reflejando el
desinterés de los ‘padres de la patria’ de profundizar en el tema. Hoy queda
claro que a nadie le interesa esta sugestiva propuesta. Los congresistas han
expresado que existen temas trascendentales como para encerrarse en una
discusión inoficiosa como la reelección de mandatarios
.
La desilusión ha sido tremenda en los
ejecutivos, muchos de estos ya iniciaban con su precampaña reeleccionista. La
conclusión del legislativo cayó como un baldado de agua fría. Hoy, cuando todo
queda claro, nuevamente han retomado sus planes para finalizar actividades en
diciembre del 2015
. Las razones de las dos posiciones de alguna manera pueden
ser sustentables, con la diferencia de que se continuaran eligiéndose
mandatarios por cuatro años, pero gobernando solo dos.
Con la decisión legislativa en firme, el camino
está despejado para los aspirantes a estos cargos públicos. Desde ya se miran
las inclinaciones de algunos burgomaestres en favor de su cuota oficialista.
Necesariamente urge una normatividad efectiva para contrarrestar estas acciones
oportunistas, donde el erario público no se utilice para conllevar a la
ciudadanía, en contra de sus principios y dignidad.
Y como dice el verso: ‘colorín colorado, este
cuento se ha acabado, y pinocho con su astucia a los ambiciosos a callado’. Es
obvio en cualquier politiquero, después de la efervescencia electoral, viene el
guayabo
, y el de ‘Juanpa’, sí que ha sido demasiado pesado: proceso de paz,
reelección de autoridades locales y regionales, reforma agraria, entre otros
temas espinosos, que en medio de la ‘arrechera’ eleccionista se emplearon como
caballito de batalla, sacándole provecho.
Domingo, diciembre 7 de 2014

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Share:

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *