Una gesta más

Endulzando las
palabras
Por Iván
Antonio Jurado Cortés
En medio de la
adversidad y desidia gubernamental, el deporte de mayor exigencia en el planeta
vuelve a darle alegría a un pueblo que ha puesto sus ojos en sus embajadores de
excelencia, como en los viejos tiempos. No cabe duda que las gestas deportivas de
mayor impacto que han alterado el corazón de millones de compatriotas a través
del tiempo han sido las de ciclismo
. Sin demeritar por supuesto a deportistas
de otras disciplinas que hacen lo propio.

Desde el
análisis físico y de preparación, los profesionales del ciclismo, son la
esencia de la disciplina y compromiso. De los 365 días del año, el 98% de ese
tiempo lo invierten en el estado atlético. Lo único claro que tienen en la
mente es gozar de condiciones ideales para defender el honor y ese sano orgullo
de la tierra, dueña de su descendencia
. Aunque sus mismos dirigentes a veces no
capten la dimensión de este esfuerzo deportivo, no es argumento para que estos
gladiadores movidos por la sed de triunfo, interrumpan sus decisiones.
El fervor
colombiano en su mayoría es mediático. No puedo desconocer que algunas pasiones
cautivan hasta las personas más desprevenidas; esas ajenas a cualquier
eventualidad, dedicadas solo a producir sin darse cuenta que existe un mundo a
su alrededor que exige constante simbiosis. En este orden, el ciclismo es el
deporte de mayor admiración, siendo el esfuerzo físico la razón primordial
. Sin
lugar a equivocaciones, es la disciplina que llega al corazón sin restricción
alguna.
Desde el más
chico hasta el adulto mayor, todos celebran y están informados de cada pedalazo
dado por un escarabajo en Europa o cualquier lugar del mundo. Cada época se ha
engalanado con sus protagonistas del momento: Ramón Hoyos Vallejo, Efraín
Forero Triviño, Hernán Medina Calderón, Giovanni Jiménez; pedalistas que la
vulnerable historia deportiva-cultural de Colombia ha sumergido en el más
profundo de los polvorientos anaqueles
. Sin embargo, fueron ellos, quienes les
dieron el brillo colombiano a gobiernos obtusos que no se perfilan más allá de
sus narices.
En la década de
los 80 y 90, fueron otros los tenores de este ilustre deporte; salen a luz
guerreros ajustados a la tecnología de ese entonces: Martin Emilio Rodríguez,
Luis Alberto Herrera, Santiago Botero, Rafael Antonio Niño, Fabio Enrique Parra
Pinto, Gonzalo Marín, Francisco Rodríguez, Martín Ramírez, Alfonso Flórez
Ortiz, Marlon Pérez, Fabio Duarte, Norberto Cáceres, Patrocinio Jiménez,
Mauricio Soler, Gustavo Rincón, Víctor Hugo Peña, Álvaro Pachón Morales, Álvaro
Mejía Castillón, Oliverio Rincón, Pablo Wilches, Luis Hernán Díaz, Javier
Suarez , Jaime Galeano Rúa, Edgar García Pérez, Oscar de Jesús Vargas, John
Jaime González, José Castelblanco, Rogelio Arango, Omar Hernández, Plinio
Casas, Samuel Cabrera, William Palacio, Abelardo Rondón, Carlos Mario
Jaramillo, Rubén Darío Gómez, José Execilino González.
Hoy, cuando las
nuevas generaciones exigen resultados a sus atletas en las distintas facetas
deportivas, son los dueños de las ásperas y empinadas vías, los que sacan a
relucir la casta criolla y sacian antojos de triunfo
. Los mismos que se imponen
en los más elegantes escenarios donde las bielas son la herramienta de trabajo.
La efervescencia patriota brota por los poros de los aficionados al escuchar en
las no emotivas transmisiones, nombres de personalidades que engalanan nuestro
ego colombiano. Estamos en la época de fina tecnología que nos permite en
cuestión de segundos saber de las hazañas de nuestros créditos ciclísticos.
La oportunidad
es nuestra, de sentir orgullosamente ecos de ataque en la montaña; descensos
vertiginosos a más de 90 km/hora y pisadas en distintos pódiums del globo
terráqueo. Cada vez que exista un ciclista colombiano recorriendo carreteras en
el planeta, preparémonos para la más exquisita emoción, y por supuesto, esperar
triunfos
. Son esperanzas transformadas en envidiables realidades: Nairo
Quintana, Rigoberto Urán, José Serpa, Winner Anacona, Julian Aredondo, Jarlison
Pantano, Sergio Luis Henao, Darwin Atapuma, Esteban Chávez, Fabio Duarte,
Miguel Ángel Rubiano, Carlos Quintero, Oscar Sevilla, Alex Cano, Leonardo
Duque, Walter Pedraza, Brayan Ramírez, Rodolfo Torres, Juan Pablo Valencia,
entre otros destacables.
Por el momento
se ha bajado el telón; es un corto receso mientras nuestros honorables
embajadores se preparan física y mentalmente para otra proeza más; esperando
que suene la campana y las cadenillas entren nuevamente en acción, poniendo a
vibrar a millones de colombianos ansiosos de escuchar y mirar cosas buenas que
nos enorgullezcan realmente. Mi reconocimiento para estos majestuosos
campeones, representantes de un país que aclama y sueña con mejor condición de
vida
.

Domingo, 24 de julio de 2016

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *