Vaca ladrona jamás olvida el paso

Por Iván Antonio Jurado Cortés
[email protected] 

Es un dicho popular para denominar las fuertes
costumbres que muchos colombianos practican en el momento de cumplir con un
buen o mal propósito. En este orden, se marca diferencia dependiendo de los
principios civiles y éticos de los que bailan o no
, con aquella música.

El último suceso relacionado con el polémico
secuestro del Brigadier General, Rubén Darío Alzate, en el departamento del
Chocó, pone en evidencia la fragilidad del costumbrismo nacional. No es
aceptable que al primer inconveniente, tirar la toalla y salir corriendo
.
Es obvio, una guerra que prácticamente para los que
no sobrepasan los 50 años, la asimilan como una cuestión casi natural, muchos
ni siquiera saben la razón de ser del conflicto armado, reaccionando
folclóricamente y emitiendo conceptos infundados
, hasta el punto de manifestar
que no se pierde nada con un eventual rompimiento de los diálogos de paz.
Es un absurdo decir que al país le va mejor
combatiendo militarmente a los rebeldes, olvidándose las décadas de intentos,
sin resultados positivos. Es cierto que en medio de un escenario de
acercamiento y posible concreción de paz, la tensión y expectativa es común
entre la ciudadanía, solo que no podemos confundirnos con un cese de
hostilidades. Desde el inicio del proceso se planteó la posibilidad de una
tregua bilateral, propuesta no aceptada por el gobierno nacional
.
Según lo proyectado por el presidente Santos, el
próximo año se espera unas conclusiones decisivas, que el pueblo finalmente
avale o desapruebe a través de un mecanismo de participación constitucional. La
delicadeza del asunto es que el gobierno al final del proceso, entienda y
acepte la operatividad de las propuestas pactadas; que de llegarse a la
realidad, inevitablemente sería la transformación del Estado
.
Algunos medios de comunicación, también son
responsables de crear falsas expectativas respecto a temas que sin concluir su
discusión, les transmiten a las masas con el maquiavélico objeto de
distorsionar los avances
. Ni que decir la ‘oposición’ de poder, comandada por
un expresidente insolente que no pierde oportunidad para contratacar una
esperanza popular.
‘Vaca ladrona jamás olvida el paso’, refrán muy
común entre nuestra idiosincrasia, basado en el neto costumbrismo, producto del
masoquismo religioso y político permeado en la mente del constituyente
primario, quien finalmente determina las directrices sociopolíticas del país.
Es preocupante la actitud de la mayoría ciudadana, al momento de proceder
frente a un tema tan espinoso como el proceso de paz
.
Hay que entender las consecuencias de dialogar en
medio del conflicto, empezando que las acciones guerreristas y sus agregados
continuaran hasta que no exista un cese bilateral del fuego, algo simplemente
posible, pero complicado desde la óptica gubernamental. Lógicamente existen
razones que soportan estas decisiones, solo que en este momento no podrían ser
trascendentales, al contrario, conllevan a entrabar el asunto.
Más que claro ha quedado que las estrellas pesan al
momento de una determinación: Soldados rasos y suboficiales detenidos hace días
atrás, no pasaba nada, fue una somera noticia; bastó que un brigadier general
fuese aprehendido, para que el gobierno se manifestara con mensaje de urgencia.
Este hecho permitió mostrar la vulnerabilidad al momento de conceptuar en favor
o en contra de la paz
. La respuesta fue la más fácil: suspender un interés
nacional por un particular.

Domingo, noviembre 23 de
2014

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

 

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *