Ante una violación… pésimo mensaje

Visión de mujer

Por Elsy Melo
Maya
Frente a
cualquier agresión o maltrato que se cometa contra una mujer, cualquiera que
sea la situación presentada, el parentesco o relación existente con el agresor,
la primera recomendación para evitar la impunidad y que se vuelva a repetir, es
que la víctima denuncie el hecho ante las autoridades competentes y se proceda
de conformidad
.

Pues bien,
parece que esta teoría está devaluada o peor aún, se debe aplicar solo en
determinadas ocasiones, solo contra determinados agresores y solo para casos
con determinadas mujeres. Este pareciera ser el mensaje después de que una
mujer periodista confesara que fue violada por su jefe; alguien según ella,
reconocido en el país, con el poder y la capacidad suficientes para poner en
peligro a su familia y acabar con su carrera si lo denunciaba. El nombre por el
que [email protected] claman, no es lo fundamental en este lamentable episodio, pero si es
de importancia para efectos de identificar al responsable de una acción tan
cobarde y denigrante, para que responda por sus actos delictivos
.
Sin dejar de
solidarizarme con la víctima, por tratarse de un hecho ofensivo y traumático
para cualquier mujer, sea cual fuere su posición social, económica o académica,
no comparto que se haya decidido a hablar de una verdad a medias. Si bien está
en todo su derecho de callar o divulgar una experiencia que le marcó su vida,
lo hace muchos años después y no para denunciar al delincuente. No pretendo
juzgar su determinación, pero discrepo totalmente de su actitud
, pues sus
declaraciones reflejan precisamente lo que no debemos sentir las mujeres frente
al agresor: temor absoluto a sus represalias, que es precisamente lo que le
garantiza al delincuente, seguir cometiendo sus fechorías.
Sus
afirmaciones pueden llevar erróneamente a concluir, que si esto le ocurre a una
mujer de trayectoria reconocida en los medios de comunicación, con todas las
posibilidades para hacer público un hecho delincuencial y obtener el amparo de
la justicia, que puede esperar entonces la mujer que solo tiene su palabra y si
acaso la oportunidad de acudir a una Inspección de Policía
. En definitiva,
pareciera que la ley es “para los de ruana” y que denunciar, no le garantiza nada
en este Estado social de derecho que es Colombia. ¡Pésimo mensaje!

Enero 29 de
2018

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *