Casas gratis… Qué vacanería!

Por Manuel Erazo Cabrera
viejomanolo1@hotmail.com
Ismael Botina popular maestro Buchón, apenas
escuchó a su Jefe Juan Manuel Santos, anunciar que a los pobres les iba a
regalar casas; al otro día se madrugó en su bicicleta “Monark”, llegó
desgualangándose para que lo apunten en
la lista
; cuando llegó hacer fila, ya estaban 
por delante treinta mil pobres, esperando con ansias el regalito.
Más tarde maestro Buchón, asistió a un acto
político del Ministro Germán Vargas
Lleras, quien  vino a Pasto a lanzar su
candidatura presidencial, para el periodo 2015- 2019
, en caso de que no cuaje
la reelección de Santos, quien está enfrentado a su  Jefe Uribe. Colombia es el único país del
mundo  donde el Presidente es jefe  de la “U”, y el ex presidente Uribe, es jefe
de la oposición del mismo partido. ¡Qué vacanería!
Bueno, en Pasto, el nuevo Ministro de vivienda
Vargas Lleras, vino a prometer que por cada voto, una casa gratis
. El Jefe
Tato  era el apuntador, le dijo al
Buchón, “tranquilo, que te  ayudaré a
conseguir casas gratis por montones”; cosa que si uno quiere techo gratis, la
fórmula secreta será: Vargas Presidente; Tato Senador y Estupiñán de Ipiales,
Cámara
.
Hagan preguntas, dijo el Ministro y candidato.
Primera pregunta del Buchón: ¿por esas casas
hay que pagar impuesto predial?
; sí, contestó el Vargas Lleras, y además deberá
de pagar servicios, pagar los impuestos de escrituración, valorización, etc,
etc.
Al escuchar esto la gente sintió un
desencanto. Con ese predial pastuso, es mejor seguir pagando anticresis; el
Buchón le propuso que más votos conseguiría, creando un subsidio para el pago
del impuesto predial; el ministro dijo que lo iba a pensar.
Ojalá no vaya a  ocurrir lo de hace  unos años, con unas casas por los lados de
Aranda;  la gente las llamó “Las
conejeras”, tenían dos  metros de frente
por cuatro de fondo
, no alcanzó la cómoda donde arregla la ropa, y para dormir
sacaba las patas por la ventana. Claro que por 
esas casas no exigían votos.
Las
historias de casas en la política son infinitas. La costumbre era así: para la
primera elección, se buscaba  gente, se
la ilusionaba, se organizaba la asociación de vivienda;  después de 
cuatro años para la segunda elección, venía el cuento de conseguir el
lote; para la tercera elección, el cuento de los servicios públicos…y así
sucesivamente,  hasta cinco o seis
elecciones;  la gente se mamaba porque
los políticos se jubilaban y la casita nunca llegaba. Claro que eran tiempos donde no funcionaban los comités
de transparencia y moralidad como ahora
.
El panorama ha cambiado,  hoy todo es distinto, habrá que votar por la
fórmula secreta…Dios que están bueno, por fin los pobres zarrapastrosos de este
país vamos a poder contar con techo propio 
y gratis
.
Según dijo el Ministro, la cosa va rápido:
mañana presentan el proyecto de Ley al Congreso; pasado mañana lo aprueban, y
el martes hacer fila para apuntarse en la lista de los pobres; entre más
pobreza demuestre más rápido le
darán casa
. ¡Que vacanería…por fin los
pobres somos tenidos en cuenta!
Domingo 29 de abril de 2012

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *