Caso Snowden: ¿Moral Vs. Ética?

Desde Nod
Por Alejandro García Gómez
El caricaturista Papeto dibuja al Presidente
Obama afirmando con contundencia: “Todos los ciudadanos tienen el derecho de
ser sospechosos
” (EL MUNDO, 10.VII.13).
Según el Diccionario de la RAE, la Moral es
lo: “que no concierne al orden jurídico, sino al fuero interno o al respeto
humano”
. Ética es: “la parte de la filosofía que trata de la moral y de las
obligaciones del hombre con la sociedad”
. Es sinuoso para los profanos como yo,
encontrar la perfecta identidad de cada uno de estos conceptos y sus recíprocas
diferencias pero me arriesgo a pronunciarme.
¿Por qué un hombre solitario decide un día
atreverse a desafiar a su país, la potencia más grande del mundo actual,
conociendo como conoce su poder en sus mismas entrañas?
¡Por dinero!, dirán
algunos. Hasta hoy, después de semanas del caso, no se conoce de ninguna
demanda pecuniaria que él hubiese hecho, ni siquiera la más leve insinuación de
pago y por esto mismo se equivocan –a sabiendas o incautamente- quienes lo
acusan de espía. El espionaje es pagado. La potencia a la que se ha enfrentado,
ya lo sabría y habría utilizado esto y todo lo más sucio que pudiera encontrar,
verdadero o medio verdadero, para desacreditarlo o, ¿no hay evidencias de la
“ética” de la dirigencia y el gobierno gringos? La Alta Comisionada de Derechos
Humanos de la ONU, Navi Pillay, aseguró que él tiene derecho a pedir asilo y
debe ser protegido por haber revelado información que atenta contra los
Derechos Humanos. Los Estados del mundo (menos el nuestro) han reaccionado
–quizá hipócritamente- ante el atropello porque no había ni conocimiento ni
consentimiento
. ¡Estaba confabulado!, dirán otros. Se le ve más solo que un
planeta en el universo, a pesar de que ahora la política internacional le
arrime una rama salvadora, quién sabe a costa de qué. La misma que humilló el
vuelo del avión presidencial de Evo. No puede estar confabulada una persona que
hoy se obliga a la humillación de dormir en un hangar de Moscú.
¿Qué impulsó a ese hombre a arriesgar la
tranquila seguridad de toda su vida de eterno 
funcionario de su propio país? ¿El Síndrome de Eróstrato? Aunque poco se
sabe de su personalidad, parece un hombre usual y corriente, amante de una
bella mujer, se dice.
Pregunta un columnista: “[Entre las funciones
de los Estados] ¿Qué pesa más, el derecho a la intimidad de los individuos o la
protección de la vida de las personas y la integridad de las instituciones? Y
él mismo se responde: “…salvar vidas es, en primera instancia su misión y
justificación [la de los Estados]
”. Pero el periódico EL MUNDO, de Medellín,
cita a O Globo, de Brasil: “…del espionaje que realizaba los EU, ‘es que no
sólo [se] interesaba en asuntos militares sino también en secretos
comerciales
’” (10.VII.13). El Defensor de Pueblo Ruso, Vladimir Lukin, declaró:
“Quiere ser libre. No es un criminal. Se merece el estatus de refugiado”
(ibid., 13.VII.13).
Si no es la traición ni el dinero (espionaje),
¿qué pudo haber impulsado a Snowden? ¿Sólo La defensa de la “libertad de
expresión”? ¿El hacer por encima de lo correcto ético, lo correcto moral? ¿La
locura? En este mundo materialista-consumista y neoliberal globalizado, ¿no es
esto una locura? ¿No se requiere estar loco para lanzarse, montado en un
Rocinante, a defender más que la “libertad de expresión”, más que su compromiso
de “lealtad institucional” y de “secreto profesional” (según otros
columnistas), el respeto por la persona humana en su aspecto más sagrado: su
libertad íntima? ¿Quizá la Ética es más social y la Moral, más personal? ¿Cuál
está por encima de cuál? ¿Es otra vez el dilema griego de Antígona: obedecer la
Ley (Ética) o la Conciencia (Moral); y su complemento cristiano: “A Dios lo que
es de Dios (Moral) y al César lo que es del César? (Ética)?
” Y ante la
“conformidad” de nuestra gran prensa con las chuzadas, ¿aplicamos “mal de
muchos, consuelo de tontos”? 16.VII.13
Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.