Colombia jugará la final del mundial de pelota a mano con Holanda

Foto JJ Chávez

La selección Colombia de pelota a mano (chaza) jugará
la final del campeonato mundial
en la modalidad de llargues con el equipo
anfitrión de Holanda.
La selección colombiana integrada por
jugadores de Nariño y Putumayo, en la modalidad de llargues, en los dos primeros
partidos le ganó a grandes de Europa, 6 a 0 a Inglaterra y 6 a 1 a Bélgica y en
semifinales derrotó a España por 6 a 3
.

Colombia – España

El mundial de pelota a mano, deporte conocido en el sur de Colombia como chaza, se juega desde el pasado domingo en la ciudad de Franeker, ubicada al norte de Holanda, conocida como la ciudad de la pelota.

De la selección colombiana hace parte el sandoneño Fausto Vallejo Enríquez y la delegación cuenta con el acompañamiento del diputado nariñense oriundo de Sandoná Alvaro Bastidas Bucheli.

Noticias relacionadas

Historia de los campeonatos mundiales

Ceremonia de inauguración del campeonato mundial
Crónica del periodista español Alberto Soldado luego de la victoria de Colombia frente a Bélgica
Colombia cambia la historia
Proceden de las entrañas de las provincias más
pobres de Colombia. Han llegado a Franeker salvando mil dificultades. Muestran
orgullosos su humilde condición, en el uniforme deportivo
… Duermen hacinados
en habitaciones de ocho con un sólo baño. Pasaron la noche en el aeropuerto de
Amsterdam porque la organización holandesa no se hacía cargo de ellos hasta la
misma semana del Mundial. Hubieron de tomar el tren hasta Franeker y pedir, por
favor, alojamiento a cargo de algún mecenas valenciano… Uno de sus jugadores
había vendido su vaca para sufragar parte del billete, otros vendieron boletos
de rifas en los supermercados. En esas condiciones llegó la selección
colombiana a este Mundial.
Se hablaba de un joven saque que lanzaba las
pelotas a 90 metros
. Alguien bromeaba sobre la medida del metro colombiano…
Apenas elevaron la voz para reclamar que la organización los enviaba al grupo
más difícil para ser derrotados por Bélgica, sin más opciones. Y llegó la cita
de ese pueblecito, Winsum, para cumplir con el protocolario trámite de jugar
una fase clasificatoria y permitir que Holanda llegara a la final sin apenas
rivales y dejar que Bélgica y España se eliminasen entre sí. Y allí en Winsum,
nombre que pasará a la historia de la CIJB, dos chavales indígenas del Putumayo
(Villagarzón) y Nariño (La Unión) elevaron a los cielos su dignidad de
pelotaris de leyenda
, de su vieja chaza, para decir bien alto: aquí está
nuestro pueblo, mil veces humillado y vejado que hoy, entre vientos, fríos y
lluvia saca el orgullo de la raza y doblega en el espacio de la lucha noble,
deportiva, a los campeones del mundo, a los que aparecían como imbatibles.
Lo han hecho varios chavales, cada uno de los
cuales calza una zapatilla diferente. Lloraban de alegría al tiempo que todos
los europeos se preguntaban si era verdad que los metros colombianos eran como
los europeos
. Colombia ha conseguido el éxito más grande de la historia de su
chaza, que se eleva a los altares de la dignidad de los viejos pobladores del
Putumayo, de las veredas de Nariño. Honor a estos chavales que han venido despojándose
de los más necesario para reivindicar un puesto en la Historia.
No sabemos lo que pasará en la semifinal que
les enfrentará a los valencianos. Asistiremos hoy a un duelo de titanes en los
saques
. Será una lucha fratricida, noble y hermosa. Holanda se enfrentará a
Ecuador, segundo del grupo liderado por España que no tuvo problemas para
meterse en las semifinales tras derrotar a Italia, a Ecuador y Argentina. En
este grupo otra victoria llamativa es la de Ecuador sobre Italia (6.3).

Podría cambiar la historia, claro que sí. Los
saques colombianos, seguidores del estilo Mena, obligarán a modificar las
reglas del juego
. Han sido capaces de destrozar la longitud alargada en Italia
y que diez años después se ha quedado inservible. Ya no valen las canchas de 72
metros. Habrá que alargarlas o restringir los saques, lo que sería contrario a
la esencia de la especialidad.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *