Columna Desde Nod por Alejandro García Gómez

Suicidios en Sandoná y Nariño. Primera parte
Frente a los preocupantes hechos de este año, aumento en los
suicidios – consumados 2, además de 10 intentos (Informativo del Guaico,
virtual, 28.VI.12)- en Sandon
á, con similar situación en otros sitios del Dpto.
de Nariño según Diario del Sur, presento unas aproximaciones al problema, con
el debido respeto por las familias enlutadas.

Entiendo que toda crisis en una familia, en una comunidad o
en una sociedad más grande, es síntoma de que existen cambios traumáticos
, que
afectan más a unos individuos que a otros, quizá por su mayor sensibilidad o
desprotección. Una somera observación nos indica que la decisión se ha
producido más en mujeres púberes y adolescentes, es decir, que padecen o han
padecido recientemente el normal trauma de la adolescencia y mucho menos en
varones y menos también en adultos (as), y que los consumados son de dos
varones. Aunque considero que por sus mismas características de salud pública,
este problema debe ser abordado por un equipo interdisciplinario –convocado y
liderado por la primera autoridad civil de nuestro pueblo, respaldado y apoyado
por el resto de autoridades y líderes comunitarios- me atrevo a señalar algunas
consideraciones, con el único fin de que se tengan en cuenta como reflexiones
de un debate que nos lleve a un mejor discernimiento de nosotros como
comunidad, con el convencimiento pleno de que el propio conocimiento es el
principio de toda sabiduría y ésta del bienestar individual y colectivo.
En lo social, Sandoná es un pueblo de contrastes, donde la
envidia por el coterráneo se da la mano con la amabilidad desbordada hacia el
forastero;
la solidaridad para propios y extraños en las catástrofes; la
fantochería y el derroche en sus fiestas con la pobreza promedio de sus gentes;
la tenacidad y el empuje individuales del común con el marasmo y rapacería de
muchos de sus dirigentes de quienes se esperaba más, cuando se les depositó la
confianza democrática; el chisme, el chiste y el gracejo brillante con la
indiferencia casi absoluta frente a la verdadera veeduría cívica como la mejor
manera de prevención y protección contra los abusos de los gobernantes. En lo
económico, pertenece a una economía cerrada, en donde el escaso dinero
difícilmente circula entre empleados, artesanos, campesinos y comerciantes
,
muchos de rebusque. Comienza una 
incipiente industria turística, hasta ahora artesanal, fuente nueva de
recursos externos.
Cabe señalar aquí los cambios bruscos en su población que ha
traído el Plan Colombia desde hace algo más de una década
. Primero llegaron los
migrantes de fines del 99 e inicios del 2000 y siguientes desde las poblaciones
del Bajo Putumayo, “desplazados” con dinero y sus “costumbres”, que han ido
transformando las existentes en el pueblo; y desde hace tres años, las que
llevaron gentes de los alrededores de Tumaco y la Costa Pacífica, que llegaron
llenos de necesidades y pánico, portando los rescoldos  del rencor que dejaron los actos violentos
contra sí mismos o contra sus seres queridos. Se rumora que entre ellos,
también otros han llegado como estafetas de algún compromiso de grupo, obligatorio
o voluntario, ¿se han enterado las autoridades? Estas dos grandes oleadas
migratorias cambiaron para siempre las costumbres y valores, al igual que en
las otras poblaciones nariñenses, con sus variantes.
La nota periodística señala que “en algunos casos (los
suicidios) se han dado por falta de recursos económicos”. Sandoná, como todo
Nariño, fue víctima del desastre que causó la caída del Drfe –12.XI.08, “el día
más triste” recuerdan-
, pirámide símbolo de nuestra debatible ética actual, que
dejó al Dpto. postrado en su economía de la que no se ha podido recuperar del
todo, incrementada por el pánico que generan los frecuentes movimientos del
Galeras en los dueños de la economía nacional -industria, comercio y banca- que
con temor cortan todo negocio si comienza el tremor volcánico. 02.VII.12
Este es un espacio de opinión destinado a columnistas,
blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen
exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por
el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este
medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.