Comunidad de Albán, Nariño cerró el plan integral de reparación colectiva

La Unidad para las Víctimas llevó a cabo, a través de un acto cultural, el cierre del plan de reparación colectiva de San José de Albán en desarrollo del cual se implementaron 13 medidas y 24 acciones dirigidas a reparar los daños ocasionados por el conflicto.

“Nuestro municipio fue golpeado por la guerra. Si bien fue mucho el dolor de las familias que perdieron a sus hijos, podemos decir con seguridad que avanzamos en ese proceso de reparación integral. Fuimos sanados desde nuestros corazones para juntos avanzar como comunidad en pro de la paz. Hoy lo hemos logrado”, dijo Liliana Marcela Castillo, representante del Comité de Impulso quien también destacó el compromiso por parte de la Unidad para las Víctimas para lograr este cierre.

El acto fue liderado por el director territorial de la Unidad para las Víctimas en Nariño, William Pinzón, quien señaló la importancia del trabajo articulado entre las entidades del Sistema Nacional de Atención Integral a las Víctimas (SNARIV) y la participación del colectivo. “La comunidad estuvo dispuesta a sanar y a apostarle a una reparación material y simbólica. Ahora en esta zona se habla de esperanza, de paz, de perdón y de unión”, dijo.

La comunidad del municipio de San José de Albán fue incluida en el 2014 en el Registro Único de Víctimas como sujeto de reparación colectiva, fecha en la que inició su proceso con las fases de alistamiento, la identificación de los daños colectivos y la construcción de un plan integral que incluyó medidas de satisfacción, restitución, rehabilitación y garantías de no repetición.

Entre las acciones desarrolladas se destacan las dotaciones escolares para las 18 instituciones educativas de las zonas rural y urbana con la entrega de 97 computadores portátiles, cuya inversión superó los 238 millones de pesos y fueron instalados en las salas de informática “Elizabeth Erazo y Arley Farinango” en honor a los estudiantes que murieron con ocasión del conflicto.

Se resaltan además el fortalecimiento a los emprendimientos de las víctimas, la creación de una franja radial dirigida por las víctimas, proyectos de infraestructura y estrategias de recuperación del tejido social, entre otros.

Por su parte Saulo Moreno, alcalde municipal, agradeció a todos aquellos que participaron en el proceso de reparación liderado por la Unidad para las Víctimas. “Este municipio fue bendecido porque llevó progreso a esta zona, proyectos que beneficiaron a nuestros niños y niñas, y en general a toda la comunidad. Seguimos trabajando por las víctimas”.

El plan fue concertado entre la Unidad para las Víctimas y la comunidad, y en su implementación los habitantes de este municipio demostraron su resiliencia, fuerza, compromiso y valentía para superar las consecuencias del conflicto armado, apostándole, desde hace más de cinco años, a la reconciliación y la paz. 

El propósito de la Unidad en procesos como este es contribuir al derecho a la reparación integral que tienen las víctimas del conflicto, de manera adecuada, diferencial y transformadora, por los daños sufridos como consecuencia de las violaciones establecidas en el artículo 3º de la Ley 1448 de 2011.

Por lo anterior, la reparación comprende medidas de restitución de derechos (educación, salud, vivienda, ingresos, entre otros), indemnización, rehabilitación física y mental, satisfacción y garantías de no repetición, en sus dimensiones individual y colectiva y con componentes de tipo material, político y simbólico.

Fuente y foto: Unidad para las Víctimas

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.