Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Pasto, 61 años

Por Manuel
Erazo Cabrera
Ismael Botina,
popular maestro Buchón, será uno de los invitados a la fiesta de celebración 61
años, de fundado el Benemérito Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Pasto
, hoy por
hoy, ejemplo nacional e internacionalmente.

Hay que
recordar la historia y maestro Buchón es fundador y el propio para contar anécdotas del momento
cuando nació la institución
.
Corría el
segundo semestre del año 1955, cuando se presentó un incendio en una vieja
casona de bahareque a un costado del templo de La Merced
.
La
conflagración se inició a la madrugada y la gente llegaba curiosa a ver como
las llamas consumían el inmueble. Fue cuando el compadre Julio Jurado, quien
era el capataz de la empresa de aguas,
que en ese tiempo se llamaba “Acuapasto”, organizó un grupo de trabajadores y
en forma ordenada llegaron al sitio de la conflagración
y con baldes, lograron
apagar el incendio y salvar gran parte de la edificación. Al grupo de 
trabajadores, se le sumaron otros jóvenes que voluntariamente
colaboraron.
Ese fue el
primer momento, que dio comienzo a lo que hoy es el cuerpo de bomberos
voluntarios de Pasto.
Después del
incendio de la Merced, siguieron reuniéndose los hombres que participaron de la hazaña y nació la idea de darle forma
jurídica
. Sentaron las bases y buscaron ayuda oficial. Necesitaban, un local
donde reunirse y por supuesto un carro extintor de incendios.

Las autoridades
eclesiásticas, aceptaron la iniciativa y decidieron donarles un lote de terreno
en el sitio denominado “El Portalito”
, que era una pequeña capilla, ubicada
donde ahora es el cuartel- en la avenida Santander- en ese tiempo, era un sitio
lejano del centro. Es más, la capilla se había convertido en un cementerio,
donde la gente pudiente, dejaba los cuerpos en ataúdes  en el zarzo y llegó el momento, que la
capilla estaba llena de muertos y olía muy feo.
Los
voluntarios, se dieron a la tarea de sacar los restos y tumbar las paredes de
la vieja capilla, para organizar carpas,
desde donde se atendía las emergencias, que 
por esos días, se presentaban  muy
de cuando en vez.
Los jóvenes entusiastas, mediante bazares y
venta de empanadas lograron comprar un carro, marca Willis modelo 50
, y  le montaron una bomba de agua, de mínima
potencia, que apenas alcanzaba los tres metros. Se presentó un incendio, en el
centro de la ciudad, los bomberos llegaron a estrenar su carro.
El chorro
que  botaba era delgadito y débil, tanto
así que la gente lo llamó el “Miado de zorro”. Mejor usaban los baldes,
antes de que se burlaran de ellos.
Después llegó el carro Mercury 55 que hasta hoy funciona.
Pasaron los
años, el Capitán Julio Jurado, logró
construir el cuartel
que hoy sigue siendo la base de operaciones.
Después de 61
años, el comandante es el joven
profesional Charles Benavides, quien le ha dado un giro trascendental.
Nos acordamos
de los bomberos y de la virgen, solo en
emergencias

Domingo 6 de
noviembre 2016

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.