“De sueños y olvido”: una novela para vencer el olvido

Pablo Emilio Obando

De la joven pluma, y por eso no menos
brillante, del abogado e investigador Luis Gabriel Rodríguez de la Rosa se da a
conocer en noviembre de 2015 una de las novelas más interesantes e impactantes
de la última década en nuestro país. Se trata de “De sueños y olvido”, que
intenta recuperar la historia de Colombia durante los últimos cuarenta años
; en
consecuencia la violencia hace presencia personificándose en la figura del
humilde campesino Manuel Solano, que, dadas sus condiciones socioeconómicas y
culturales encuentra en una carrera militar la única opción de ascenso familiar
y social.

Desfilan por sus páginas hechos tan trágicos y
lamentados como la toma del palacio de Justicia, la feroz retoma por parte del
ejército y la consecuente matanza y desaparición de muchos magistrados y
humildes funcionario
s. Igualmente hace un análisis de la guerra sucia que
durante décadas y hasta nuestros días caracteriza a una clase política que no
tiene escrúpulo alguno en su intento de acceder al poder y al dominio de las entidades
estatales. Es dramática la obra cuando hace mención de los líderes asesinados y
sacrificados en Colombia por el solo hecho de defender sus ideales y de tratar
de cristalizar una verdadera democracia que permita la equidad y la igualdad
entre todos los ciudadanos que únicamente lo son cuando son manipulados por una
clase parasitaria y demencial que no parece ver la realidad de la guerra y la
muerte.
Para este joven abogado, investigador y
novelista no es posible permitir el olvido y, por el contrario, se hace
necesario recuperar esa memoria histórica que con el transcurrir de los días se
vuelve más lejana y distante, permitiendo la irrupción de nuevos actores
humanos y sociales en un ciclo interminable de violencia y sevicia.  Y en este caso la novela admite una catarsis
que restablece la memoria
colectiva,  para conducirla por nuevos
senderos de reivindicación y encuentro, permitiendo la posibilidad de una nueva
patria en donde los señalamientos y los odios sean superados
.
Pero, quizá, lo que más conmueve de esta
novela histórica, es la figura joven y renovada de su autor. Un abogado de
veinticinco años que descolla por la
particularidad de romper ese molde o patrón de una juventud perdida entre los
vericuetos de la internet en aras de forjar unos vacíos existenciales que les
impiden ver una realidad que hace muchos años se forja y desarrolla a su
alrededor
. Por el contrario, Luis Gabriel Rodríguez De la Rosa, deja entrever
ese dolor de patria que se refleja en cada uno de sus pensamientos deslizándose
por su pluma inquieta y tal vez atormentada. 
Es, justamente, esa forma suya de pensar y concebir a Colombia lo que
nos permite entrever la posibilidad de un nuevo cauce histórico que nos permita
la anhelada y esquiva paz. 
De su autor podemos decir que a pesar de su
corta edad ya es reconocido como investigador en muchas universidades
colombianas, colaborador y columnista de periódicos y revistas nacionales y en
breve analista de diferentes medios regionales. Su nombre ya empieza a abrirse paso ante la elite intelectual gracias a
su tenacidad y persistencia. Vale la
pena leer “De sueños y olvido” para encontrarse de frente y sin tapujos ante unas
páginas de nuestra historia que aún no se cierran y de las cuales brotan aún
llanto y dolor
. Quizá es un  intento personal de tomar partido ante la
misma historia, de hacer parte del bando en el que la justicia y la
reivindicación deben ser los elementos constitutivos de una existencia.
Felicitaciones a este novel escritor. Sabemos que es una promesa hecha realidad, un
ejemplo para la juventud que requiere retornar hacia los cauces de unos ideales
y una satisfacción para quienes hemos vivido la desgracia de vivir y
desarrollarnos en medio de una guerra cruenta y despiadada
.

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *