El Año Viejo o Monigote: Una tradición que libera lágrimas y alegría a la hora de su sacrificio

Por Alex Parra
Facebook: alex.dparra.7
En algunas regiones del país se construye el
Año Viejo, un muñeco relleno de papel, retazos de tela y pólvora, que ocupa un
lugar especial de la casa y es incinerado a la media noche. Con él se van todas
las penas, los fracasos y los sufrimientos del año que termina y renace una
nueva esperanza
.

La tradición de quemar los Años Viejos es muy
antigua. Al parecer llegó al continente suramericano desde Europa, junto con la
venida de los conquistadores y empezó a adaptarse en algunos países de América
Latina.
Ciertas fuentes establecen que esta práctica
fue desarrollada por católicos españoles que entre los años 700 y 1.400, durante
la colonización de la Península Ibérica a manos de los árabes, elaboraban
monigotes para festejar el día de San José el 19 de marzo en Valencia
.
En la actualidad, en Colombia se realizan
concursos y desfiles para premiar los mejores muñecos de Año Viejo que son
quemados al pasar la media noche
, cuando la ilusión del año que comienza invade
el alma y los corazones.
Año viejo es un monigote que representa
básicamente el año que termina, elaborado con ropa vieja, cartón o papel,
relleno de paja o aserrín y con frecuencia con artefactos pirotécnicos, para
ser quemado a la media noche del 31 de diciembre en un gran número de países
latinoamericanos, desde México hasta Uruguay aunque la costumbre está más
arraigada desde el punto de vista popular en Ecuador y Colombia
.
El ritual se debe distinguir de la Fiesta del
Judas que a pesar de tener características similares tiene distintas
connotaciones y se celebra en algunas regiones de España y de América latina,
al inicio de la semana de pascua o en el domingo de resurrección.
Igualmente el año viejo se debe distinguir de
las efigies que se incineran en protestas políticas
, aunque también suelen representar
personajes concretos o símbolos de organizaciones y países objetos del rechazo,
porque se realizan en cualquier época del año y sin los elementos rituales del
31 de diciembre.
En el vecino país de Ecuador existe una
costumbre distinta a la de muchos países pues, la quema del año viejo es una
tradición que se arraiga cada vez más. Pero poco se ven los monigotes de ropa
vieja, aserrín y caretas con barbas de algodón hechos por los entusiastas
ciudadanos; sino que hay artesanos que los confeccionan por encargo siquiera
con tres meses de anticipación. Hay trabajo para los entendidos, para los
subempleados. Se siguen elaborando muñecos que representan a políticos,
artistas, futbolistas
, pero ahora hay de grandes dimensiones, con madera,
variados colores. Los niños les piden a los padres que les compren a Batman,
Superman, El Hombre Increíble, etcétera.
Parece que las ciudades y pueblos se
incendiaran en los albores del 1 de enero. Las llamas llegan muy alto, la
pólvora en múltiples presentaciones anuncian con gran estruendo el nuevo año.
Pagano o no, este rito nunca dejemos que desaparezca puesto ya es parte nuestra
muchas lágrimas y sonrisas nos ha
robado con el transcurrir de los años
.
Ya casi se termina ya el 2013 y con él dejamos
atrás los sinsabores, malos momentos, metas sin cumplir, problemas entre otras
cosas
, y nos disponemos recibir con más positivismo y ganas de trabajar a esta
nuevo año lleno de expectativas y
proyectos, de seguro el nuevo año nos dará mucha paz, salud y prosperidad, eso
con permiso de Dios se los auguro mis coterráneos
Algunas de las coplas del Viejo son:
Una limosna para este pobre Viejo
Que ha dejado hijos,
Que ha dejado hijos,
Para el año nuevo.
Ya se va el Viejo
Muriéndose de risa
Porque esta noche
Lo vuelven ceniza.
Pasan y pasan los días
Que se reviven después.
Pero son más los olvidos
Que transcurren mes a mes…
San Juan De Pasto Dic. 28 2013

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

2 thoughts on “El Año Viejo o Monigote: Una tradición que libera lágrimas y alegría a la hora de su sacrificio

  1. cuando uno tiene la dicha de tener amigos con tanto talento como el de Alex Parra en este informe del guaico referente a los años viejos se queda uno sin palabras

  2. La información presentada en este artículo es muy cuestionable no presenta ninguna referencia acerca de donde se obtuvo la información para validar la calidad del artículo. Escribir por escribir, no hay garantía de la validez de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *