El carnaval promesero de Santos…¡Qué lindo!

Por Manuel Erazo Cabrera
viejomanolo1@hotmail.com
Ismael Botina popular maestro Buchón, es quien
mejor conoce lo que pasó hace ocho días con motivo de la vista del Presidente
Santos a Pasto; las emisoras ni los periódicos han informado bonito lo que
ofreció el gran jefe, nos ofreció el oro y el moro, nos faltaron manos para
pedirle y a él le faltó garganta  para
prometer
.

30 de junio, sábado, en La Normal de
Pasto, comenzó el “Acuerdo de la
Prosperidad”, un verdadero “carnaval de promesas”
;  los alcaldes levantaban la mano y pedían
acueductos, alcantarilladlos, polideportivos, restaurantes escolares, novias,
palacios municipales, familias en acción, guardabosques; a todos, absolutamente
a todos les dijo que sí, y les preguntó, ¿quieren algo más?, tranquilos, que
estoy botado.
Llegó el Gobernador de Nariño, el abuelito
Raúl-  ahora hay que llamarlo así
“Abuelito”, y antes de que abriera  la
boca, el Jefe Santos ordenó que se apropien recursos para las obras que en
materia de infraestructura requiere este departamento
.
Vean el listado de promesas que nos dejó el Presidente, saquen lápiz y
papel: hidroeléctrica del Patía; gasoducto Popayán-Pasto; doble calzada
Rumichaca- Santander de Quilichao; carretera pavimentada Junín-Barbacoas; plata
para la carretera Espriella- Rio Mataje; acuapista Tumaco- Buenaventura; nuevo
aeropuerto de Ipiales; pavimentación y rectificación vía Túquerres – Samaniego;
pavimentación de la vía Ipiales-Guachucal-El Espino; pavimentación de la
carretera El Empate- La Cruz- San Bernardo; construcción un nuevo puente
Internacional de Rumichaca; Variante San Francisco- Mocoa; pavimentación y rectificación  circunvalar al Galeras, y como si fuera poco,
todos los puchos que falten del Plan 2.500, dejados por Uribe.
Tanto los alcaldes, como el Gobernador,
quedaron con la boca abierta, al ver semejante generosidad
. Santos decía para
sus adentros…”ahí les dejo ese poco de promesas, para que no me jodan en los
dos años que faltan de mi gobierno”.
Cuando llegó el turno para el alcalde de
Pasto, el joven Harold, la generosidad fue sin límites; dijo el Presidente:
“ahí les dejo plata para el Plan de Movilidad; plata sobrada para construir un
Mega colegio
; plata para una Mega cárcel; y si se quejan por falta de policías,
ordeno la construcción de la Policía Metropolitana y les encimo mil policías
más, para que no me jodan”.
Si antes nos quejábamos porque no nos tenían en cuenta, ni siquiera nos
calentaban la oreja con ilusiones; ahora, no sabemos qué hacer con tanta
promesa del Presidente Santos, que nunca más volverá a Nariño, por la sencilla razón que se le
acabó el tiempo, y nos tocará esperar y esperar, para que un buen día, esas
buenas intenciones se cumplan. ¡Qué lástima… nos olvidamos pedirle unas veinte
carretadas de asfalto para tapar huecos…!
Domingo 8 de julio de 2012
Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *