El gota a gota una solución que desangra

Notas dulces de mi pueblo
Por: German Recalde Chávez
En nuestro país está de moda
solventar una necesidad económica adquiriendo un crédito de menor cuantía con
los ya famosos prestamistas gota a gota
; dicho préstamo consiste en obtener
cierta cantidad de efectivo y realizar en muchas ocasiones un pago u abono a
dicha deuda diariamente, hasta alcanzar a cubrir la totalidad de la misma, pero
con intereses exorbitantes convirtiéndose en una tasa de usura, lo cual genera
atrasos en los pagos por parte de los deudores, lo que conlleva a que los gota
a gota, utilicen métodos no apropiados exigiendo la cancelación de la deuda.

Dejando a un lado el ámbito
nacional, me centraré en el ámbito local donde este fenómeno de los gota a
gota, los paga diario y demás seudónimos que reciben estas personas ha tenido
una buena acogida, lo cual está generando preocupación en la mayoría de los
habitantes de mi pueblo
, debido a que cada día se incrementa el número de
personas que se dedican a esta actividad y la gran mayoría de estos personajes
se trasladan desde la ciudad de Pasto, donde con la entrega de volantes
describiendo el nombre de la supuesta empresa y con un contacto telefónico
realizan la publicidad del servicio que prestan. 

En cuanto esta publicidad
llega a manos de algún ciudadano que tiene una necesidad económica urgente, se
realiza el contacto vía celular con el “prestamista” acuerdan el lugar de
encuentro que por lo general es el domicilio de la persona que adquiere la
obligación, establecen el monto, una vez realizado el encuentro se entrega el
dinero se expone las condiciones de pago a diario con abonos de efectivo de
interés y capital desarrollándose el ejercicio que muy raramente se llega a
feliz término, ya que con el transcurso de los días el deudor incumple sus
cuotas, lo que conlleva a generar un mal ambiente en el prestamista que utiliza
cualquier medio para generar presión en el cliente para obtener el pago, es
tanta la desesperación del deudor que se ve obligado a adquirir otro préstamo
de la misma índole para pagar el anterior
y como se dice en el lenguaje coloquial
para tapar un hueco, luego esta situación se transforma en un problema
económico de grandes magnitudes que pueden terminar en tragedias.

Por lo general personas de toda
clase social alguna vez en su vida han utilizado este servicio en algún momento
de crisis financiera con buenas y malas experiencias
sobre el caso,
desconociendo que las tasas de interés que manejan prácticamente se establece
como usura; y la usura es un delito establecido en la ley, además los métodos
de cobro que realizan estas personas; como lo son la presión, amenazas,
insultos entre otros, también son catalogados como delitos.
En conclusión debemos organizar
nuestras finanzas, capacitarnos sobre educación financiera, planear con
exactitud nuestros ingresos, gastos, e imprevistos
, para disminuir este flagelo
que día tras día sigue aumentando.

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.