El lado oculto del paro Camionero

Por Duvian
Sánchez*
Al ver los
efectos que ha causado el Paro Nacional Camionero, se me ocurre una pregunta,
¿Se podía prevenir todo esto?
Tal vez, por eso, viajemos en el tiempo y vamos a
las 00 horas del día lunes festivo 06 de junio de 2016, donde Pedro Aguilar, presidente de la Asociación
Colombiana de Camioneros, ACC, confirma que el Paro, comenzará en diferentes
ciudades del país, a lo que el Gobierno Nacional y la opinión pública hicieron
caso omiso.

Un pequeño
problema, comparado con lo que se estaba viviendo con el Paro Nacional
Campesino, que se denominó Cumbre Agraria. Tal vez fue esto, que no permitió
que nos demos cuenta que una gran tormenta se estaba generando.
A nivel
nacional, se le dio relevancia al paro de forma política y mediática fue
después de 36 días
, cuando se dieron cuenta que en varios departamentos como el
de Nariño, había desabastecimiento total de combustibles, escases de alimentos,
alza de precios a la canasta familiar, falta de materias primas para la
industria y millonarias pérdidas en el sector de construcción.
Pero lo que
llevó a que se comenzaran a tomar medidas para solucionar el Paro Camionero,
fue la muerte del joven de 27 años
, en una protesta en el municipio de Duitama,
departamento de Boyacá y el ataque a la sede de la alcaldía de la misma
localidad por supuestos manifestantes.
Esto obligó a
que el Gobierno Nacional de la Mano del presidente Santos se realizara una
reunión de alto nivel en la casa de Nariño, para hacer seguimiento y buscar una
solución
, donde estuvieron presentes el
vicepresidente Vargas Lleras, el Fiscal (e) Jorge Perdomo, el Director de la
Policía Jorge Nieto, y varios miembros del gabinete como el del Interior, Juan
Fernando Cristo; de Transporte, Jorge Rojas; de Agricultura, Aurelio Iragorri;
de Hacienda, Mauricio Cárdenas; y de Defensa, Luis Carlos Villegas.
Lo que dio como
resultado una serie de sanciones para reprimir los efectos del Paro que ya
llevaban más de un mes. Es en esto donde me pregunto, ¿qué hubiese pasado si el
Ministro de Trasporte y los demás ministros le vieran dado la importancia
suficiente al Paro desde un comienzo?
Según David
Barguil, excongresista de Colombia “un paro que lleve 38 días, quiere decir que
un gobierno lo ha manejado con los pies
. Se demuestra la inexperiencia del
ministro de transporte que acaba de entrar… Hoy estemos en una escala de
sanciones y no de soluciones es grave, por todos los efectos que ha generado en
la economía de la familia y del país.”
No todo es
culpa de los ministros, como pareciera en los anteriores párrafos, ya que las
negociaciones se dieron en un contexto, donde ambas partes, tanto los representantes del Paro y el Gobierno Nacional
tenían ideas radicales y no se lograba un acuerdo
.
Ahora, qué tan
beneficioso es que el Gobierno Nacional, esté negociando con algunos
representantes del Paro, que se encuentran investigados por la Fiscalía por
estar vinculados con el cartel de la chatarrización. Además, que son
denunciados por algunos del mismo gremio y que tienen problemas de
representatividad en el grupo.
Según el diario www.elpaís.com.co se hace la misma pregunta con un nombre propio “si  Pedro Aguilar tiene varias investigaciones en
la Fiscalía General de la Nación por supuestos delitos que van desde
constreñimiento ilegal, falsedad en documento privado y daño en bien ajeno, amenazas
y obtención de documento público falso, de acuerdo con información obtenida por
este diario, por qué está sentado en la mesa de negociación con el Gobierno por
el paro camionero
.”
La respuesta
puede ser simple, está negociando porque nadie es culpable hasta que se le
demuestre lo contrario
y a pesar de que Pedro Aguilar, esté investigado por la
Fiscalía, no se ha demostrado nada e impera la presunción de inocencia.
En cuanto a las
medidas tomadas por el presidente Santos, es una buena salida, aunque
contraproducente, ya que demuestra un mal manejo del proceso durante el paro
que lo obligó a tomar medidas desesperadas que realmente no son soluciones sino
sanciones
y que se puede interpretar de dos formas; represión a la protesta y
asegurar los derechos de todos los ciudadanos.

Lo que podemos
concluir es: El problema aún no se soluciona, el Paro Nacional Camionero
continúa y los precios de los alimentos siguen aumentando, siendo los más
afectados, nosotros, las personas de bajos recursos
. Además, se muestra que un
comienzo, hubo una ligera negligencia en el actuar de los ministros en los
primeros días del Paro.
Hay intereses
de por medio y esto llevó a que saliera de nuevo a la luz, las investigaciones
realizadas por la Fiscalía General de la Nación a Pedro Aguilar, presidente de
la Asociación Colombiana de Camioneros, ACC, por supuestos vínculos con el
Cartel de la Chatarrización.
El mal manejo
en el proceso del Paro Nacional Camionero por el Gobierno Nacional, lo que  llevó a que Santos, realice sanciones y no
soluciones
.
Se podía llegar
a otra solución que no sea, la expropiación de camiones y perdidas de licencias
a conductores que viven de su trabajo por participar en el Paro Camionero. Sin
duda, estos hechos van a verse reflejados en el plebiscito por la paz
.
Por último, en
una sociedad tan desigual y llena de corrupción que es la colombiana, las
protestas se van a intensificar por parte de sectores sociales
. Por algo, debe ser el nuevo Código de
policía.
Pregunta:  “¿Cuál es el sentido de que el transporte de
carga por carretera tenga precios regulados por el Estado y tenga un mercado en
el sentido de la oferta de los vehículos precisada por cupos con el Estado?”
*Duvian
Sánchez: Tesista en Comunicación Social con énfasis en organizaciones,
columnista político, asesor de marketing, periodista digital y Social Media.

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *