El legado del educador José Rafael Paz Meneses

Por Jorge Enrique Tello Chávez
[email protected]

Había nacido en Pasto el 21 de agosto de 1944, en el hogar de sus padres, Don Jorge Paz Lasso y Rosario Meneses, quienes trajeron al mundo a sus diez hijos, Alfredo, Eduardo, Jorge Enrique, José Rafael, Ricardo, Gloria, Carmen, Mariela, Ligia, Emilio y Javier Paz Meneses.

Gracias a la influencia de su madre, ingresó a la Normal de Occidente, que se constituyeron los más grandes de su pubertad y adolescencia, porque recibió las sabias enseñanzas de sus Maestros, graduándose como Maestro Superior en 1963.

Iniciando su prodigiosa carrera al servicio de la educación de muchas generaciones de niños y jovencitos nariñenses, siendo nombrado a la Escuela Pérez Pallares de Ipiales. Luego trasladado al Instituto San Juan Bosco de Túquerres y de ahí, es llamado por el magister Artemio Mendoza Carvajal, como docente del Colegio Ciudad de Pasto, en su primera sede, el Monasterio de las Hermanas Bethlemitas, donde hoy, funciona el Éxito de la carrera 26 con calle 18.

FUE MI PRIMER DIRECTOR DE GRUPO AL INICIAR MI BACHILLERATO

Recuerdo que, en julio de 1965, me presenté a los exámenes de admisión para ingresar al Colegio Ciudad de Pasto. A mediados de agosto fui con mi padre, Ángel María Tello Rosero, para matricularme, encontrándonos que otro estudiante tenía el mismo nombre y apellido.

Fue una experiencia bastante desagradable, para mí y para mi padre. Desde esa fecha fecha hasta hoy, siempre en mis escritos, en mis crónicas y columnas periodísticas, me acostumbre a colocar mis dos nombres y mis dos apellidos de pila, para que así evitemos confusiones.

El profesor José Rafael, buscaba en los archivos los exámenes de admisión, los cuales una vez contabilizados sus resultados fueron incinerados. Proponiendo al rector, la solución Salomónica de admitirnos a los dos estudiantes, enviándonos a primero A y a primero B, constituyéndose en mi primer director de grupo.

En sus claustros logramos construir la amistad con mis compañeros, William Erazo, hijo del profesor Guillermo Erazo, director de la Escuela Anexa a la Normal de Occidente; Javier Merino, Alirio Luna, Luis Criollo Aguirre, Óscar Caicedo, Carlos Jácome, Libardo Erazo, Javier Paredes, Jairo Rivera y tantos otros, con quienes formamos nuestro equipo de estudio al iniciar nuestro bachillerato académico.

Siempre se caracterizó por ser un excelente ser humano, dotado de los principios y valores éticos, morales y cristianos. Que lo llevaron a ser admirado por todos sus compañeros directivos y docentes de la Institución.

Su gran amabilidad, su don de gentes, unidas a sus capacidades intelectuales y académicas, lo hicieron merecedor de nuestro aprecio, cariño y respeto. Nos dictaba educación religiosa y moral.

Fue nuestro verdadero líder, en todas las actividades lúdicas, sobresaliendo nuestra participación en “LA FIESTA DEL MATE”, que se celebraba con una excelente organización en las instalaciones del Coliseo Cubierto “Sergio Antonio Ruano”.

Se preocupó por nuestro adelanto en todas las materias, brindándonos la oportuna asesoría, consejos y llamadas de atención, cuando era necesario.

SU GRAN PREPARACIÓN ACADÉMICA SUPERIOR

Era licenciado de la Facultad de Filosofía y Teología de la Universidad Mariana. Especialista en Filosofía Colombiana de la Universidad Santo Tomás. Magister en Docencia Universitaria de la Pedagógica Nacional en Bogotá. Doctor en Investigación y Formación del Profesorado, de la Universidad de Sevilla, España y Profesor Universitario en Filosofía y Educación Religiosa.

Participó en la entrega de la Primera Promoción de 33 Bachilleres en 1967, realizada en el Teatro Gualcalá, siendo su rector, Artemio Mendoza Carvajal; prefecto de disciplina, Alfredo Paz Meneses; nuestros profesores Segundo Rosero Alomía, José Neftalí Revelo, José Luis Ponce Rodríguez, Augusto Gelpud Rivera, Guillermo Erazo, Manuel Narváez Santacruz, Guillermo Chávez, José Rafael Paz Meneses, el maestro Ignacio Burbano, Alfonso Romero Chamorro, Bolívar Roberto Mejía y secretario Jorge Paz Rendón.

ASUMIÓ LA RECTORÍA DEL COLEGIO CIUDAD DE PASTO

En 1970 la mayoría de sus profesores, egresados de la Universidad Pedagógica Nacional de Tunja, fueron trasladados al naciente INEM de Pasto. Quedando como rector del C.C.P. el doctor José Rafael Paz Meneses.

Su mayor logro fue en 1972, cuando compró los terrenos de su propia sede, diseñada con todos los requerimientos modernos y educativos, para albergar al gran número de estudiantes, para recibir las enseñanzas del excelente personal administrativo y docente.

Ocupando los primeros lugares en la educación a nivel local, departamental y nacional. El 23 de noviembre de 2008, celebró Las Bodas de Oro de su amada Institución Educativa Ciudad de Pasto.

MUCHAS GRACIAS DOCTOR JOSÉ RAFAEL PAZ MENESES

Sabemos del dolor de la partida de quien se constituyó en EL MAESTRO DE MAESTROS; del Educador, Pedagogo, Docente e Institutor que lo sacrificó todo por brindarnos sus valiosas enseñanzas dentro y fuera del aula de clase. Quien fue nuestro permanente consultor, asesor y consejero, especialmente cuando afloraron aquellas dificultadades que se nos presentaron en nuestra adolescencia.

Que el viaje que ha emprendido al recibir el llamado de nuestro Divino Creador y Dueño de la Vida. Queremos desearle que la paz, la sabiduría y la luz divina, le iluminen el camino para que se reúna con sus padres, don Jorge y doña Rosario; como también con su hermano, Alfredo Paz Meneses, nuestro prefecto de disciplina en el Ciudad de Pasto.

A su esposa, hijos, hermanos, familiares y a la Comunidad Educativa del C.C.P., les hacemos llegar nuestras Sentidas Voces de Condolencia. En nuestras plegarias pediremos al Padre Eterno, por el eterno descanso de su alma.

¡PAZ EN SU TUMBA!

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *