El Maestro Lalo y sus nuevos proyectos

Eduardo Lalo Maya
Por Ramiro
García
En el marco
del “Utopía Jazz Festival 2016”
celebrado el pasado mes de julio en Cali, tuve la oportunidad de asistir al
concierto de cierre, en Punto Baré Bar, con la actuación de un ensamble musical
conformado por los mejores maestros participantes en el evento. La publicitada
atracción de la velada final tuvo como protagonista a nuestro renombrado
paisano Eduardo Lalo Maya
, el artista sandoneño vivo más orgulloso de su tierra
natal. Su gentilicio es la principal carta de presentación en cuanta entrevista
o concierto participa.

Respetando el
rito previo a su actuación, pude observar desde mi mesa cómo acariciaba y daba
una prolija limpieza y brillo a sus dos extensiones corporales: la trompeta y
el bugle. Al rato, estábamos hablando de diferentes temas, especialmente sobre
aquello predominante en el ambiente: la música
.

Pude enterarme
de los inicios en su dilatada y prolífica carrera artística; desde cuando su
padre, don Eliseo, un músico frustrado –según su relato-, lo condujo a los doce
años a casa de su mentor, el señor Rafael Castillo, otro artista eximio y
raizal de una larga y generosa estirpe de músicos
. A la postre, fue quien
colocó, literalmente, por primera vez una trompeta en su mano. Un avezado
cazatalentos.
Supe que por
aquellos remotos tiempos existían dos bandas musicales: una con integrantes de
filiación política liberal y otra de línea conservadora
. Una curiosa
segregación artística. Entiendo que en la actualidad también existen dos bandas
musicales en Sandoná, aunque ignoro si pertenecen a orillas políticas
encontradas. Me atrevería a afirmar que quizá son de diferentes generaciones.
El maestro
Lalo, fiel a su convicción y arraigo, y luego de varios años en condición de
emigrante, ha decidido retornar a su patria chica
; entre otros propósitos, con
el fin de “sembrar” su talento, experiencia y conocimiento, en esta tierra
fértil y dadivosa en prospectos musicales. En aportar su contribución para
evitar que el tiempo, la desidia y la falta de oportunidades desvíen a esas
nuevas generaciones musicales de su vocación, habilidad y competencias.
Su primer
impulso de años atrás tuvo un resultado sorprendente: la creación de la Guaico
Big Band, con reconocimiento regional
. Me comentó que dichos procesos
educativos musicales contaron con apoyo gubernamental y de la empresa privada,
aunque lamentablemente su ausencia por un corto período ocasionó un lapsus en
la continuidad del proceso. Hoy permanece en estado de latencia. El maestro ha
regresado a retomar ese proyecto, que es casi una obsesión.

Otra de sus
magníficas ideas consiste en propender – mediante la formulación de un
proyecto- por la unificación de las dos bandas musicales, de tal suerte que ese
híbrido generacional tenga como resultado final un ensamble musical selecto,
que pueda codearse con lo más granado del entorno musical colombiano en su
categoría
. No podría esperarse menos, visualizando al maestro Lalo al frente de
ese ambicioso proyecto.
Soy un
convencido de la gratamente sorprendente gestión administrativa que desarrolla
nuestro burgomaestre Bayron Zambrano Rosas, y esa premisa me infunde optimismo
de que si alguno de los miembros de su equipo de gobierno le transmite este
mensaje; con absoluta seguridad se propiciará un acercamiento entre el maestro
Lalo y la administración municipal
, lo cual podría traducirse en vínculos de apoyo
y fortalecimiento a ese filón artístico que tanto renombre y lustre ha dado a
nuestro municipio.
Se cuenta,
además, con el secretario de infraestructura departamental, ingeniero Diego
Olegario Arcos; el diputado Álvaro Bastidas; el subsecretario de gestión ambiental,
biólogo Ricardo Mora
; y no sé cuántos paisanos más que ostentan cargos públicos
de relativa importancia, pero con acceso al poder gubernamental. ¿No será
posible sumar esfuerzos y gestión?
Con
contrapartidas de la municipalidad a la cooperación internacional; recursos de
regalías municipales y departamentales; transferencias territoriales;
convocatorias del Ministerio de Cultura; gestión de ONGs que intervienen en el
territorio, etc., es posible materializar esa empresa cultural que reclama
nuestro máximo referente musical, el maestro Eduardo Lalo Maya
.
Cuesta creer
que se mire con desdén el ofrecimiento y la disposición suyos; por la misma
razón uno aspiraría a que haya muchísimas más voces y escritos que respalden
esta iniciativa cultural
.
Ustedes tienen
la palabra…

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.