En el CCP y la Ciudadela recordaron a sus creadores

El despertador del sur
Por: Jorge Arturo Bravo
despertadordelsur@hotmail.com

Complacidas y con la satisfacción del deber cumplido y lo más importante, con las metas alcanzadas, varias instituciones educativas oficiales, la semana pasada se vistieron de fiesta, celebraron con algarabía, con entusiasmo y con alegría, un aniversario más de su fundación

Me refiero a las Instituciones Educativas Ciudad de Pasto, donde tuve el honroso honor de haber sido alumno y maestro, regalos que la Divina Providencia nos prodiga; razones suficientes para hacernos partícipe de la celebración de su 64 años de historia, una historia que nació el 30 de noviembre de 1958, día en que se expidió la Ordenanza No 051 emanada por la Honorable Asamblea Departamental de Nariño.

Otra institución que también estuvo de fiesta fue la Ciudadela Educativa de Pasto, quien también llena de orgullo y cumpliendo metas exitosas, celebró sus “Bodas de Plata”, sus primeros 25 años de vida, una vida que inició el 26 de mayo de 1997, la misma que fue creada mediante Acuerdo Municipal 022 de la fecha.

Y en el marco de estas celebraciones, donde hubo todo un derroche, de cultura, de academia, deporte, música y gastronomía, se recordó a esos humildes y sencillos personajes, quienes con una visión futurista, preocupados por la situación de la niñez y la juventud de la época, que carecían de centros educativos donde alentar sus estudios, hicieron posible su creación.

Así pues, recordaron en el CCP a don José Senén Ordóñez, fiscal del Sindicato de Carpinteros de Nariño, quien junto a sus compañeros, carpinteros, albañiles, zapateros y sastres, hicieron gestión ante los organismos estatales y lograron la creación del Colegio que orgulloso lleva el nombre de la ciudad.

En la Ciudadela Educativa de Pasto, también recordaron a otro hombre sencillo, un humilde campesino llegado del municipio de Gualmatán, pero un gran visionario como don José Senén, don Fernando Cuaspa, quien como Presidente de la Junta de Acción Comunal de Villa Flor II, desde su llegada a Pasto por allá en 1982, comenzó a soñar con tener una institución educativa para los barrios surorientales, sueño que lo hizo realidad el 26 de mayo de 1997, cuando se expide el Acuerdo No 022 de la fecha. Sin embargo, la Ciudadela está en deuda con don Fernando porque no se le ha hecho el reconocimiento que realmente se merece.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *