En honor a ellas

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
[email protected]

Si bien el 20 de julio de 1810, se dio el grito de independencia que movilizó a Colombia hacia la liberación definitiva de la Corona Española, lo cierto es que 9 años después de lo ocurrido con el pretexto del Florero de Llorente, y tras múltiples combates que refiere la historia, ocurre un hecho que marcó el proceso de la independencia y es la Batalla del Puente de Boyacá, del 7 de agosto de 1819.

Y cada vez que se habla de tantas operaciones militares en la guerra de nuestra independencia, resuenan los nombres de los ilustres hombres que la hicieron posible, pero escasamente se mencionan, los nombres y la trascendencia que tuvo la participación de la mujer en el logro de este objetivo, por una América libre. Son las heroínas invisibles que como bien lo menciona Emil Ludwing, conocido como el biógrafo de Bolívar, sin ellas, no habría sido posible alcanzar el triunfo.

Conocemos mujeres que como Antonia Santos, Policarpa Salavarrieta, Manuela Beltrán o Manuelita Saenz, siguiendo sus principios personales y patrióticos de la época, hasta empuñaron un fusil por la causa criolla. Pero la verdad es que existió un sin número de mujeres anónimas o cuyos nombres poco o nada nos recuerdan; casi siempre de extracción campesina, dedicadas por generaciones a las labores propias de la casa, la labranza y la cría de animales de corral o aquella abnegada dama que tejía, cocinaba y se ocupaba de su esposo y su hogar.

Pues bien, para hacer relación a esa mujer sencilla que seguramente ni sabía leer, pero que al momento de defender la tierra de sus ancestros, jamás vaciló en entregar incluso hasta sus hijos, consciente y decidida al momento de hacer su más valioso aporte a la causa libertadora, cabe mencionar como ejemplo a Estefanía Parra, Juana Velazco, María de los Angeles Avila, Estefanía Neira de Eslava, Genoveva Sarmiento, Inés Osuna, Ignacia Medina, Juana Ramírez, Presentación Buenahora, entre tantas mujeres valiosas y determinantes en las operaciones militares y de inteligencia. Ya fuese como proveedoras de alimentos y refugio para las tropas, informantes, espías o correos humanos, e incluso como tropa regular, donde casi siempre terminaban fusiladas a causa de su compromiso con la patria.

Sin embargo para ellas no existió ni el reconocimiento ni la distinción. Pero serán por siempre nuestras heroínas, pues como lo menciona Romain Rocha: héroe es aquel quien hace lo que puede por la causa, no con el ánimo de figurar sino por servir a un propósito noble.

Agosto 3 de 2020

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *