En honor a todo un señor

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
[email protected]

Con sentimiento de pesar, comparto el escrito que Ana Cristina hace de su padre, con mucho dolor por su fallecimiento, pero con todo el orgullo como hija de un ser excepcional.

“Carlos Raúl Rodríguez Guerrero “don Carlos,” nació el 28 de diciembre de 1942, hijo de Carlos Rodríguez Mera y Marina Guerrero; fue el primero de tres hermanos: Carlos, Magola y Nancy. Formó su hogar con Fanny Alicia Meza, cumplió su deseo de tener una familia numerosa y unida de cinco hijos: Mercedes, Ana Cristina, Jairo, Jorge y Carlos Omar.

Desde su juventud al lado de su padre, se dedicó al transporte y tuvo la oportunidad de enseñar y formar a varios conductores de la región, quienes lo califican como “el mejor maestro: “lo que sabemos y lo que tenemos, se lo debemos a él”. Con su esposa y compañera de vida, trabajó incansablemente y con sus propios esfuerzos formaron su empresa de transporte pesado; más adelante se dedicaron al comercio de panela para ser distribuida en diferentes ciudades de Colombia y así aportaron al desarrollo de la economía y progreso de Sandoná. Hijo de uno de los fundadores de la empresa de transporte Trans-Sandoná, siguió el legado de su padre e hizo parte de la Junta Directiva de la empresa por su honorabilidad, respeto y responsabilidad. Se desempeñó como Gerente de la misma y fue reconocido como un señor integro, un jefe muy humano y comprensivo; “su carisma y exigencia nos permitió crecer, vamos a seguir su ejemplo”, manifestaban quienes trabajaron con él. También fue elegido Concejal de Sandoná, desde donde logró sacar adelante proyectos que le permitieron crecer al municipio. Se caracterizó por su alegría y participó en diferentes eventos culturales y deportivos, como Presidente e integrante del gremio de Camioneros Unidos. Un ser humano inquieto, creativo, le gustaba leer y cantar; su música favorita, el tango y cumplió su sueño de viajar a Argentina donde disfrutó de diversas fiestas y puso a todos los asistentes a cantar con él. Un señor íntegro y creyente en Dios; tuvo varios quebrantos de salud pero con la fe en Dios y su pensamiento positivo, salió adelante. Fue un ser humano generoso, un ejemplo de hombre valiente, triunfador, luchador como ninguno. Deja esta huella en nuestra familia como un legado que nunca desaparecerá; somos quienes somos, gracias a él.

Gratitud y respeto de parte de su nieto Juan Camilo y sus cuñados, para quienes fue un padre; su nobleza y generosidad quedan grabados en lo profundo de su corazón. Te vamos a extrañar y volveremos a encontrarnos cuando Dios lo determine. Eres nuestro héroe, te queremos mucho y serás nuestro amor eterno. Bendícenos papito lindo”.

Octubre 19 de 2020

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *