Festival de Ancón: 40 años

Columna desde Nod
Por Alejandro García Gómez
“Hasta donde tengo entendido son unos muchachos vagos, unos hippies que no se han dejado ver mucho… Uno de ellos es extranjero”, respondió el Arzobispo de Medellín, Mon. Tulio Botero Salazar a El Siglo sobre los organizadores del evento. El alto prelado se lamentó también por considerarlo “un hecho que atenta contra las buenas costumbres y la moral cristiana, además de que nos hallamos en estado de sitio”.
La Medellín de mediados del siglo XX -de hondo catolicismo, contradictorio, fundamentado en rituales fetichistas- había empezado a crecer como resultado del desplazamiento forzado por la llamada Violencia (partidista); población y capitales que casi de súbito la convirtieron en la ciudad más industrial de Colombia. Paralelo con el progreso material, las inequidades y la religiosidad, surgió un desarrollo cultural de trincheras: artistas buscando acomodarse en el statu quo de las élites (como hoy) y otros que descubrían a sus congéneres el misterio la realidad y sus causas, que no se querían mostrar (como hoy). Aquí aparece el escritor Fernando González y alrededor de él los contestatarios jóvenes nadaístas con El Manifiesto de Gonzalo Arango (1958). Aunque al nadaísmo se le da defunción en 1964, por la llamada “traición” de su “profeta” Arango, las semillas crecen. Quizá para un sector de la sociedad antioqueña y colombiana, era mejor un movimiento de esta naturaleza que otros que se alimentaran no ya de la náusea existencialista sartreana sino de la influencia de los barbudos de la Sierra Maestra, con renombre de justicieros, en plena guerra fría. Pero también en 1960 aparece en E U el movimiento contracultural hippie que empieza a regarse por el mundo desvalorizando los valores que hasta el momento eran los pilares de la puritana sociedad gringa, como respuesta a los resultados de la II Guerra, en la que muchos lo perdieron todo o casi todo mientras otros se enriquecían ante sus narices con el triunfo(como hoy).
Al año de la no aclarada victoria de Misael Pastrana, gobernaba a Medellín como alcalde el ingeniero Álvaro Villegas Moreno, también conservador, nombrado en últimas por aquél. Él fue quien permitió y apoyó a Gonzalo Caro Maya (Carolo) para organizar el Festival de Ancón el 18, 19 y 20 de junio de 1971, una gran reunión hippie alrededor de la música rock, la marihuana y el amor libre. Cero alcohol. Fausto Panesso tildó el permiso de Villegas como una alcaldada “al conceder el permiso para un hippie en un sitio (Ancón en La Estrella) que está fuera de su jurisdicción  policiva… (Y) al concurrir a inaugurarlo… posiblemente por ignorancia, no hizo más que cohonestar la consumación de delitos en sitios públicos, tales como expendio y consumo por kilos de marihuana y de toda clase de alucinógenos”. A la cruzada arzobispal se unió también el director del DAS Antioquia, Óscar Villegas, el periódico El Colombiano, asociaciones de padres de familia y periodistas motu proprio. El Correo guardó prudente silencio.
¿Por qué Villegas M. permitió este festival que lo tumbó de su alcaldía? Él responde a Fausto Panesso: “Las razones que tuve fueron la promoción que estamos dándole a la ciudad; un festival de música es una atracción turística, sin duda…Volvería a dar mi autorización para el próximo año”. ¿Ingenuamente se adelantó en 40 años a la estrategia de desarrollo (el turismo) que hoy une a todas las fuerzas vivas de la ciudad?
¿Quién era y es Carolo? ¿Soñador? ¿Mercader? ¿Un hippie tendero? Un contestatario ex anapista, ex comunista, ex líder universitario, ex hippie. Nació en una vereda de Anorí (Antioquia) en 1947, la población de los hermanos Vásquez Castaño, fundadores del ELN. Su amigo Rodrigo Maya dice: “Actualmente Carolo es un hombre de paz, un santo…Es amigo personal de los obispos y de los curas, los he perdonado a todos, dice”. Aseguran que el festival le dejó $200 mil de la época; él dice que perdió 40 mil.
Nota cultural 1.- Dos concursos de cuento. En Montería tema libre y en Pupiales Cuento ecológico: www.grupoculturaleltunel.com. y (Pupiales) www.albeiroarciniegas.com

N. cultural 2.- Nueva Casa de Teatro La Guagua. Pasto. Kr.35 15-07. Éxitos.

Author: Miguel Cordoba

1 thought on “Festival de Ancón: 40 años

  1. Muy bueno el artìculo sobre Ancòn. Soy de la Estrella y sè de muchas històrias que se tejieron allì. la radiografìa social que señalas habla de manera concreta sobre el escenario en que se desarrollò el festival. me llamò la atenciòn el hecho de que varios pastusos tengan interes en este festival.

    roger arias

    [email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *