“Gaitanismo, liberalismo de izquierda y movilización popular”

Columna Desde Nod
Por Alejandro García Gómez.
Finalizaba la presentación del libro que
reseño(*) y alguien del público le preguntó al autor su concepto sobre la
situación actual, incluido el Proceso de Paz de La Habana. Él contestó tajante:
Ni las Farc ni esta guerra civil –comenzada en 1946- existirían.
Adentrándome
en su lectura, la sonrisa escéptica del momento se me transformó en solitario
pero profundo movimiento de cabeza: empecé a entender esa respuesta.

La obra plantea que el gaitanismo -“amalgama
social” (p. 232) o “izquierdismo de manufactura casera” (p. 333)- es un
producto de la “tradición liberal izquierdista” que trae una gran parte el
liberalismo colombiano, el “popular”, desde el s. XIX
-precisa el año de 1850,
gobierno de José Hilario López- como inicio. Que ese radicalismo liberal
empalma con otro de tendencia al socialismo, empeño de su máximo caudillo
Rafael Uribe Uribe, siempre en búsqueda de Justicia Social y verdadera
Democracia. Con la República Liberal de López Pumarejo (1934-1938) a ese
liberalismo de izquierda le llega la ilusión de materializar sus aspiraciones
pero la ve truncada en la segunda parte del cuatrienio lopista, desilusión que
se prolongará durante todo el gobierno reaccionario y elitista de Eduardo
Santos (1938-1942)
y la frustración total que representó el segundo de López P.
(1942-1946), que ni siquiera pudo culminarlo. Ese liberalismo lopista
desencantado con la “pausa”, más elementos comunistas y hasta conservadores del
pueblo es el que se luego se amalgama en gaitanismo, que siempre buscó
justicia, pero todo invariablemente dentro del proceso político democrático
,
dejando por fuera la tradición centenaria de los caudillos militares y sus
guerras.
Es novedosa la tesis de Green de que fue el
propio liberalismo -el de las élites, cuyos hilos de poder eran los gamonales
regionales y locales- quienes comenzaron a eliminar al gaitanismo
, desde la
misma hegemonía liberal que finalizaba por la división en las presidenciales
del 46’: “hubo casos en que liberales oficialistas subcontrataban a
conservadores para reprimir a los gaitanistas” (p. 421), y ésta, como cada
aseveración, está escrupulosamente documentada. ¿La razón de esta eliminación?
El proceso del liberalismo de izquierda era un proyecto político, dentro de la
democracia, cada vez más fuerte, que estaba deslegitimando y podría llegar a
derrocar tanto a las élites liberales como conservadoras de la administración
del Estado
. Una vez ganan las presidenciales del 46’ los conservadores y el
gaitanismo barre en las legislativas del 47’, las élites liberales –antes huir
al exilio- se aliaron con los conservadores para el propósito: eliminar al
liberalismo de izquierda. Pero también ante la victoria gaitanista en las legislativas
del 47’, los dirigentes de la élite liberal deben reconocer nuevo director y en
junio de ese año se resignan a dejarle a Gaitán la jefatura única del partido.
La dirección de partido comunista, que se había aliado con la derecha liberal
(Gabriel Turbay) para las presidenciales, ya con su partido destrozado, empieza
a reconocer y apoyar a Gaitán, sólo entonces, como un líder popular y le quita
el calificativo de fascista.
El asesinato del líder –del que a 65 años aún
no se sabe quién lo cometió y que López Michelsen aseguró que fue por un lío de
faldas (“Palabras pendientes”, El Áncora editores, Bogotá, 2001) fue –casi-
otro más dentro del macabro proceso de eliminación de esa movilización
política, al cortar una única cabeza, error histórico gaitanista
.
Se desencadena entonces la borrasca: La
Violencia (según Green, entre el 46’ y el 66’), de la que sobrevienen las
guerrillas, el paramilitarismo, el narcotráfico apoyado en ambos, y ahora la
parapolítica y las Bacrim. Ante la innumerable cantidad de obras sobre los
sucesos del 9 de abril/48’, esta es la primera y gran biografía del gaitanismo
.
(*) GREEN, W. John. “Gaitanismo, liberalismo
de izquierda y movilización popular”. 
Fondo Editorial Eafit y Banco de la República. Medellín, 2013. 512 pp.
10.X.13
Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.