Hacia el bicentenario de la Batalla de Bomboná 40

Remembranzas consaqueñas
En busca de la verdad
Por José Rodrigo Rosero Tobar
[email protected]

He escuchado algunas veces que van a buscar la vedad histórica de la batalla de Bomboná. Palabras que me inquietaron y me hicieron dudar.

Cavilando, recuerdo que alguna vez leí en un texto que el pasado es, por definición, un dato que ya nada se habrá de modificar; pero el conocimiento del pasado es algo que está en constante progreso, que se transforma y se perfecciona sin cesar.

Y es que más allá del hecho sucedido, que entre otras cosas se está llevando poco a poco a las brumas del olvido y considero que de alguna manera debemos rescatar para que sea conocido en su contexto general, se esconde la indolencia de poderosos que por conservar sus intereses tergiversan la verdad.

Porque no recabar que el suceso se presentó en los campos de cariaco y hoy se la conoce como batalla de Bomboná? Al mencionarla, los historiadores oficialistas hábilmente nos llevaron a ubicarnos intuitivamente en una legendaria piedra desde donde supuestamente Bolívar observó las acciones de la confrontación letal. Desconocemos quizá que además del enfrentamiento en la hondonada de la quebrada Cariaco, los realistas ocuparon estratégicamente sitios agrestes cercanos como la Loma de Paja, la Leonera, Catambuquillo, Buenavista, Josepe, Piquirco, a los que ascendieron los republicanos, y que en algunos de ellos se sucedieron combates de importancia radical. Ignoramos incluso la existencia misma de la casa en la que pernoctó Basilio García con su contingente, donde pacientemente esperaron el momento que los iban a atacar.

Y aunque no sea este el contexto, me he dejado llevar por el deseo de expresar estas circunstancias que considero importantes en el camino que seguirán quienes sobre la historia del suceso busquen la verdad.

Me gustaría aportar ideas y decir que no es necesario exponer nuevos paradigmas del tema porque existen libros monumentales que aportan abundantes elementos ideológicos para esta tarea sin igual, pero confieso que desde mi condición de tegua en el tema, cualquier sugerencia sería vana en realidad.

Creo que esto equivale a objetar la forma como nos han presentado los hechos y buscar verdades que permanecen ocultas por el querer de los rancios representantes de la historiografía oficial, que exponen únicamente aquello que representa la conveniencia e intereses de los herederos de la invasión española y de esa colonia que aún hoy no se ha podido erradicar.

La convicción no es prototipo en la historia y existen dudas que resulta necesario develar. Impresionante sería que se escriba lo que no se ha dicho y sacar a relucir textos que no nos han querido revelar. No siempre todo lo que se dice es verdad.

Hoy, la programación de la conmemoración, confundida con matices de celebración, fue publicada y expuesta a la comunidad en general. Mi precario manejo de la comunicación por aparatos electrónicos, hizo que desconociera el itinerario de las actos simbólicos y no simbólicos con la intervención de personas avezadas y no avezadas, previstos para los días 4 a 9 del mes de abril de esta anualidad, con actividades académicas y culturales, iniciadas en Pasto y que culminan en Consacá con la ya esperada participación de una renombrada orquesta musical, momento en el que olvidaremos quizá que es necesario emprender lo que se pretende, sobre la búsqueda para este caso, de una utópica o esquiva verdad.

Consacá, 01 de abril de 2022

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.