Ipiales se convirtió en el ‘shopping’ de miles de ecuatorianos

Foto: Infobae
Tomado de
Miles de
ecuatorianos han adquirido una nueva rutina en los últimos meses. Cruzar a
Ipiales, en Colombia, con la idea de comprar algún electrodoméstico, celulares,
ropa o hacer las compras de supermercado
, todo lo que en su país les costaría
al menos un 40% más caro.
Para llegar a
Ipiales, basta salir de Tulcán, en la provincia de Carchi, y cruzar el puente
de Rumichaca, para pisar territorio colombiano.
Hasta hace
poco, Ipiales, una ciudad de 140 mil habitantes en el altiplano andino
colombiano, solo era conocida en el Caribe por el increíble santuario neogótico
de Nuestra Señora de Las Lajas, construido sobre el cañadón del río Guáitara.
Hasta que hace unos meses se convirtió en el “shopping” preferido de
los ecuatorianos
.
Se estima que
alrededor de 40.000 automóviles con placas ecuatorianas ingresan solo durante
los fines de semana
, aunque los compradores también prefieren aprovechar las
ventajas de un tour de compras y turismo o simplemente viajar en cooperativas
de transporte interprovinciales.
La ruta es lo
de menos. Ya cuando el visitante llega a suelo colombiano, en su andar se
encuentra con varios cambiadores de moneda que entregan 2.800 pesos por dólar

(la moneda estadounidense que también es la oficial del Ecuador).
Con esa
cantidad se pueden pagar dos viajes en taxi desde la zona fronteriza hasta
Ipiales; mientras que del lado ecuatoriano, en Tulcán, con un dólar apenas
alcanzaría para un traslado mínimo. Es la primera comparación que se puede
hacer de los beneficios inmediatos del cambio de moneda.
En el centro de
Ipiales se encuentran los parques La Independencia y San Felipe. A sus
alrededores, el comprador se encuentra con supermercados, tiendas de ropa,
negocios de electrodomésticos y un gran número de vendedores informales
que
aprovechan varias iniciativas de negocio, como la venta de café y algunos
bocadillos, para aplacar el ‘frío’ de los cerca de 13° centígrados  habituales en la ciudad.
El centro
comercial Gran Plaza, ubicado en una zona estratégica de Ipiales, es otro de
los espacios de compras preferidos por los consumidores, quienes salen con sus
carretillas llenas de artículos para el hogar.
Todo este boom
comercial comenzó en agosto del 2015, cuando la moneda colombiana se devaluó en
un 36% frente al dólar
. Desde entonces, las cifras se han mantenido como para
que los ecuatorianos prefieran comprar a precios más cómodos, aunque para eso
tengan que viajar largas horas e incluso días.
Foto: Infobae

Quienes viven
un poco más cerca del lugar fronterizo, aprovechan los días entre semana para
realizar las compras de productos básicos del hogar, así lo cuenta Fabiola
Romero, quien vive en Ibarra, Ecuador. “Vengo cada 15 días con mis hijas,
que viven en Quito, compramos todo lo que necesitamos y ahorramos hasta USD 80
en los consumos de nuestra canasta básica
“.

El alza del 2%
del Impuesto al Valor Agregado en Ecuador, como lo dispone la ley solidaria
emitida luego del terremoto que vivió el país este año, también es una de las
excusas para comprar en Ipiales y otros sectores del país colombiano.
“Ahora
tenemos que pagar por algunos productos el 14%. Yo prefiero venir a distraerme
y adquirir cosas más económicas
, porque en mi país ahora quieren que cancele
con dinero electrónico si deseo pagar al 12%”, comenta esta ecuatoriana de
70 años.
A esto también
se suma la aplicación de salvaguardias arancelarias que Ecuador fijó a algunos
productos importados por un lapso de 15 meses, desde marzo del año pasado,
medidas que ahora se han prorrogado.
La ventaja del
comercio colombiano es contar con un tratado de libre comercio con Estados
Unidos
, lo que permite que los artefactos tengan precios más competitivos
frente a los de su vecino país.
Zonas de
contrabando
Ante el
desmedido número de ecuatorianos que dejan sus divisas en las zonas fronterizas
de Colombia, el Servicio Nacional de Aduana del Ecuador aplicó sobretasas
arancelarias a determinados productos que son traídos desde el país vecino
.
Esta medida motivó que muchos ecuatorianos trasladen sus compras de manera
clandestina.
Así, personas
particulares, nacionales de cualquiera de los dos países, se apostan alrededor
de los locales comerciales ofreciendo llevar televisores, bebidas alcohólicas,
ropa y demás enseres por zonas fronterizas que no son vigiladas. Por esos
traslados llegan a cobrar 50.000 pesos
.
Para el
consumidor ecuatoriano, las compras se complementan haciendo turismo ya que
pueden conocer el santuario de la Virgen de las Lajas, a siete kilómetros del
centro de la ciudad
, destino preferido de miles de turistas cada año, no solo
por considerarse una maravilla de Colombia y del mundo, sino también en
agradecimiento a la virgen, por los milagros concedidos.

Como símbolo de gratitud, la tradición lleva a los
fieles católicos a colocar postales de agradecimiento en las escalinatas de la
basílica.

Nota original:

http://www.elcomercio.com/actualidad/ipiales-santuario-colombiano-compras-ecuatorianos.html

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.