Jornadas Mundiales de Juventud

Visión de mujer

Por Elsy Melo Maya
A propósito de la última Jornada
Mundial de la Juventud realizada en Panamá y donde el Santo Papa vuelve a
ganarse el corazón de las personas a través de sus mensajes, acordes con la
realidad del mundo, es preciso que conozcamos un poquito más de estos actos que
adelanta el Vaticano, como nacieron y cuáles son sus verdaderos propósitos,
toda vez que poco sentido tendría si solo se tratasen de unos concurridos espectáculos
con jóvenes provenientes de diversos estados
.

Las JMJ se establecieron como acontecimientos
eclesiásticos, protagonizados por la participación de los jóvenes, en los
cuales se expresa a través de sus testimonios y actividades, la fe en
Jesucristo
; asisten jóvenes de todo el mundo, a través de sus asociaciones,
grupos y movimientos diversos. Se trata de vivir un encuentro personal con
Cristo y que esta experiencia les cambie la vida, les permita tomar mayor
consciencia de la Fe, redescubrir los sacramentos, la reconciliación y la
eucaristía, tratando de fortalecer la espiritualidad que hoy en día pareciera
ser desplazada por lo que está de moda y/o las nuevas costumbres.
La primera Jornada se gestionó por
el papa Juan Pablo II, en Roma el 15 de abril de 1984 convocada en el contexto
del Año Santo de la Redención y el 20 de diciembre de 1985
se anunció la
Institucionalización de las mismas, con alternancia en Roma y otra jornada de
carácter internacional. La importancia de las mismas y sus resultados dependen
de la preparación y seguimiento por parte de la Pastoral Juvenil en sus respectivas
Diócesis. La invitación es sin límites de creencias o prácticas religiosas;
tanto para los que comparten la fe en Cristo o los que vacilan, dudan o no
creen en El.
El camino sucesivo de las JMJ es
estimular un estilo de vida diverso al que se practica generalmente; que se
sostenga desde lo espiritual y no solo en lo material
. Que entre los jóvenes
asistentes surja la amistad y así mismo en sus países, se impulsen lugares de
vida en la Fe, lugares de esperanza y de caridad vivida.
Eso aspiramos todos para nuestros
países, departamentos y municipios y en su logro tiene mucho que ver la
espiritualidad, respetable en cada persona y así mismo, el compromiso de
nuestros gobernantes en lo que respecta al manejo honesto, público y social de
las administraciones
, todo lo cual define el verdadero destino de nuestros
pueblos.
Enero 28 de 2019

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.